Huesca

Salud y larga vida, los 25 años del Chi-Kung en Huesca

Bai Yang Yuan y Daniel Carmen Salinas fueron homenajeados en el Parque Miguel Servet por los practicantes de esa disciplina

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Participantes en el homenaje a Bai Yang Yuan y Daniel Carmen Salinas
S.E.

"UN PARQUE lleno de árboles centenarios fue testigo del encuentro de dos maestros”. Iniciaba así Marisa Yzuel el cuento “Los maestros de Chi-Kung” con motivo del homenaje a los dos pioneros de este arte de la medicina tradicional china soportado en la mente, la respiración y el ejercicio, Bay Yang y Daniel Carmen, 25 años después de llenar el Miguel Servet, cada mañana, de armonía y equilibrio.

Bai Yang Yuan se abrió a la práctica del Chi-Kung en su Shanghái, estimulado por un anciano maestro para mejorar su salud tras ser diagnosticado de una enfermedad. Daniel Carmen, médico natural de Salas Bajas, es el otro protagonista del breve relato. Bai Yang decidió reencontrarse con su progenie y voló de China a Huesca, donde sus hijos regentaban negocios hosteleros. En 1994, recién llegado, llevó al parque las enseñanzas de su maestro. Su estampa no pasó inadvertida para Rosa, Milagros, Victoria y Toñi, que se acercaron para conocer, aprender y ejercitar los movimientos de aquel oriental que, ayuno del idioma, se expresaba con la gestualidad equilibrada. 

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Familiares de Bai Yang Yuan y Daniel Carmen junto al homenaje a los dos precursores del Chi-Kung en Huesca
S.E.

Daniel Carmen sentía el magnetismo oriental y, cuando falleció su mujer, profundizó en las culturas india, china y japonesa, con viajes, cursos y deportes tradicionales tras su jubilación, fascinado por la medicina tradicional china.

Un paseo por el parque propició el virtuoso encuentro entre ambos, que forja una gran amistad. “Movían sus cuerpos como árboles, con sus raíces que poseen más antigüedad que sus ramas y cuya sabiduría se encuentra en la profundidad del silencio. Generando una fuerza invisible a los ojos y, sin embargo, repleta de vida, que es la energía vital del CHI, que con el trabajo del Kung en lentos movimientos, los maestros compartían su sabiduría que da la riqueza de la fusión de dos culturas: la china y la aragonesa”, prosigue la deliciosa narración que Marisa leyó en el homenaje a ambos, con motivo del 25 aniversario del inicio de esta actividad, en el Parque el sábado 24, Día Mundial del Chi-Kung. Acudió una representación municipal con Ana Loriente, Fernando Laborda y Óscar Sipán.

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Daniel Carmen y Bai Yang Yuan
S.E.

Marisa Yzuel se incorporó muy pronto a estos círculos del Miguel Servet. Constató, como asegura en el cuento, “que genera bienestar y larga vida a través de la respiración y movimientos suaves, armonizando nuestro conjunto interno a nivel físico, mental, emocional e incluso energético, mejorando nuestro estado de bienestar en el día a día”. Como afirma esta estupenda conversadora, el equilibrio “acaba con los bloqueos de la energía y se convierte en medicina” frente a las contracturas y otras condenas de la acelerada existencia actual.

Bai Yang cayó enfermo y Daniel Carmen fue algo más que un doctor, un compañero. Recogió el legado tras la muerte de su amigo y lo prolongó entre los fértiles seguidores con su vocación de servicio procedente de su humilde familia de agricultores.

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Victoria y Toñi, dos de las precursoras del Chi-Kung junto a los dos homenajeados.
S.E.

Daniel Carmen tomó el testigo y les “hizo sentir en la práctica como un aprendiz y un árbol, ya que mediante suaves movimientos nos enraizamos a la tierra, manteniéndonos firmemente en ella”. Los brazos y las piernas son la personificación de las ramas para controlar la respiración, “profunda y lenta”, hasta un estado de relajación y de bienestar de todo el cuerpo. Marisa Yzuel agradece esa hora, de 8 a 9, día tras día, en la que todos se convierten en unas especies de “muñecas de trapo, tortugas nadando y manos como nubes, con los pies para adentro, el cuerpo relajado y la lengua en el paladar”. El maestro Daniel les guiaba “con el sonido de su voz y los movimientos de su cuerpo” hasta generar esa energía vital.

El último otoño, en la misma estación en el que el dúo se había quedado en uno once años atrás, Daniel Carmen acudió a la llamada de la tierra y dejó el halo del recuerdo y de las enseñanzas. “Hoy nos hemos reunido aquí todas las personas que compartimos y acompañamos a estos maestros, Bai Yang y Daniel, un trozo del camino de sus vidas para rendir homenaje de agradecimiento y conquistar cada día la luz y larga vida

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Práctica del Chi-Kung en el parque
S.E.

El grupo permanece cohesionado en el objeto de cuidar coral y sinfónicamente la mente a través del cuerpo. Energía y corporeidad en una sensación de fluidez en la que esa dualidad se expresa y los practicantes de Chi-Kung escuchan y actúan en consonancia. La llamada de lo más profundo del ser.

Chi-Kung Huesca Parque Miguel Servet
Placa de reconocimiento a los dos maestros.
S.E.
Etiquetas