Huesca

MATRICULACIONES

La provincia de Huesca cerró el mes de abril superando las 230 matriculaciones

Se ahonda en la tendencia del primer trimestre y se está “muy lejos de la recuperación”

Vehículos en la A-23 en las inmediaciones de Huesca, en la tarde este jueves.
Suben las matriculaciones en la provincia pero muy lejos de la recuperación
Pablo Segura

El mes de abril se ha cerrado con 234 vehículos matriculados en la provincia de Huesca, una cifra muy superior a la del mismo mes del año pasado, cuando únicamente se matricularon siete vehículos. Esta diferencia se debe al confinamiento domiciliario en el que se encontraba todo el país durante estas fechas del pasado año. Así lo indican desde Foconauto, la patronal que integra asociaciones de concesionarios oficiales de las marcas automovilísticas.

Del total de los turismos, 144 son particulares, 140 más que en el mismo periodo que el año pasado; 83 pertenecen a empresas, 80 más que en 2020; y siete son de Rac, cuando en abril del pasado año no se registró ninguno.

Además, de los coches matriculados en abril, 118 han sido de gasolina, 48 diesel, y 68 del resto de modalidades.

Por lo tanto, en lo que llevamos de año, se han matriculado 957 vehículos en toda la provincia, 233 más que en los mismos meses del 2020, lo que supone un 32,18 % de incremento.

En la provincia de Zaragoza, el total de vehículos matriculados durante el mes de abril han sido 1.213, frente a los 47 del mismo mes en 2020, mientras que la provincia de Teruel cerraba el mes pasado con un total de 89 matriculaciones, a diferencia de los cinco vehículos en la misma fecha del año pasado.

“Escenario muy complicado”

Juan Luis Fernández, responsable de asuntos públicos de Faconauto, expresa que “el mes de abril sitúa un escenario muy complicado, que ahonda en la tendencia experimentada durante el primer trimestre de 2021”. Y es que, a pesar del incremento respecto al 2020, los concesionarios consideran que están “muy lejos de una situación normal”, ya que las matriculaciones se sitúan casi un 40 % por debajo del año 2019.

“Nos encontramos muy lejos de la recuperación: seguimos perdiendo unidades mes tras mes sin atisbar esperanzas o cambios en el corto plazo”, lamenta Fernández, quien indica que el automóvil “está sufriendo en estos meses lo peor de la crisis”.

Así mismo, expresa que hay dos apuntes preocupantes en la crisis sanitaria que estamos viviendo debido a la covid-19, uno es “lo relegado que se está quedando el canal de particulares, que solo acapara cuatro de cada diez ventas y otro, la preocupación por el retraso en la llegada de vehículos a los concesionarios porque las fábricas están muy afectadas por la falta de semiconductores para la producción de éstos”.

Fernández considera que “a falta de poder valorar el alcance de los incentivos a los vehículos electrificados en el mercado, nos esperan unos meses muy comprometidos para el sector, donde las incertidumbres son mayores que las certezas”. 

Etiquetas