Huesca

CORONAVIRUS

Fin del estado de alarma y primeras salidas nocturnas en Huesca tras más de medio año

Un amplio dispositivo policial vigila las calles tras la medianoche para controlar que se cumplan las normas

Policías controlando el cumplimiento de las medidas sanitarias en la plaza Navarra tras el fin del estado de alarma.
Policías controlando el cumplimiento de las medidas sanitarias en la plaza Navarra tras el fin del estado de alarma.
Rafael Gobantes

La provincia, como el resto de España, ha recuperado esta medianoche del sábado al domingo parte de la normalidad con el fin del estado de alarma que ha regido nuestras vidas desde octubre. Como medidas más significativas, la despedida del toque de queda y del confinamiento de la comunidad, y cierta relajación en las medidas del nivel 3 ordinario, en el que sigue toda la provincia salvo la confinada Jaca.

Ha sido un adiós extraño al estado de alarma: de once de la noche a medianoche ha seguido imperando el toque de queda y no se ha podido estar en la calle -aunque sí se ha visto a alguna que otra persona o pequeños grupos-, pero desde las doce se ha recuperado la libertad de tránsito y el trasiego fue a más.

Grupos de jóvenes se han reunido en la plaza Navarra tras la medianoche, zona por la que también se han visto unas pocas personas de mediana edad paseando, recuperando parte de la normalidad aun a horas poco usuales.

A la una de la madrugada no se tenía constancia de ningún incidente, pero la Policía preveía una noche de mucho trabajo para vigilar el cumplimiento de las medidas.

Conforme pasaban los minutos tras la medianoche, aumentaba el número de jóvenes en las calles, bastantes de ellos con bolsas con bebidas y al grito de “¡Feliz año nuevo!” y similares.

Los cuerpos policiales desplegaron un fuerte dispositivo para esta noche, con patrullas itinerantes que pedían a jóvenes respetar las medidas sanitarias -como el límite de grupos- y también vehículos estacionados en lugares en los que se preveía bastante afluencia, como la plaza Navarra o el Parque Miguel Servet.

Medidas a partir de ahora

Ahora, ya sin estado de alarma, las normas dependen de los gobiernos autonómicos. El Gobierno de Aragón publicó un decreto que establece las normas aplicables desde ahora. Para los lugares en nivel 3 ordinario -toda la provincia salvo Jaca ciudad-, no habrá cambios de calado, más allá del decaimiento del toque de queda y la posibilidad de viajar fuera de Aragón.

La flexibilización llega en lo relativo a la cultura, donde los aforos para exposiciones y bibliotecas se amplían al 50 %, mientras que en guías turísticos, turismo activo y de naturaleza el máximo pasa a 15 personas. Los conciertos deberán ser sentados y con asiento preasignado, no pudiéndose superar el 50 % del aforo.

Por otra parte, se autorizan los festejos taurinos en las mismas condiciones que los conciertos, pero, además, deberán contar con autorización sanitaria si sobrepasan los 500 espectadores en interior y 1.000 en exterior.

Todo lo demás sigue igual: hostelería y aforos en establecimientos. La hostelería abrirá hasta las 22 horas con máximo 6 personas en las terrazas y 4 en el interior, aunque el presidente Javier Lambán anticipó ayer su intención de prolongar el horario próximamente.

En el comercio, los aforos se mantienen en el 25 % para el minorista y grandes superficies y el 50 % en tiendas de alimentación.

Los territorios confinados -Jaca ciudad en la provincia- seguirán en nivel 3 agravado sin cambio alguno, más allá del fin del toque de queda.

Etiquetas