Huesca

TU FARMACÉUTICO TE INFORMA

¿Qué conoces sobre el asma?

Existen diversos medicamentos que tienen efecto antiinflamatorio en la mucosa bronquial

Tratamiento del asma
Tratamiento del asma
Freepik

El pasado martes 5 de mayo, se celebró el Día Mundial del Asma. Se trata de una iniciativa, que pretende concienciar a la población de las cargas que supone dicha enfermedad a quien la padece; y de la posibilidad e importancia, de tenerla bajo control. El objetivo, es estimular a los pacientes a tomar una parte activa en el control de su enfermedad.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (dificultad respiratoria o falta de aire) y sibilancias (silbidos o pitos en el pecho), que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra.

Es una enfermedad cada vez más frecuente entre los niños y los jóvenes. Se calcula que la padece el 5% de la población adulta y el 10% de los niños y adolescentes en países industrializados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma; responsable de un grado importante de absentismo escolar en la etapa infantil, siendo además la causa mas frecuente de ingreso hospitalario.

La tasa de letalidad del asma es relativamente baja en comparación con otras enfermedades crónicas

Los síntomas más comunes en pacientes con asma son: sibilancias, tos, opresión torácica y disnea.

Es característico que los síntomas del asma ocurran de forma episódica y a cualquier hora del día, aunque es mas frecuente que aparezcan por la noche y durante las primeras horas de la mañana; en muchas ocasiones, también se agravan durante la actividad física.

Los síntomas más comunes en pacientes con asma son: sibilancias, tos, opresión torácica y disnea

Durante un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones.

El asma puede aparecer a cualquier edad, es más común que debute en la infancia, edad en la que suele estar asociado a un componente alérgico.

Se asocian a la aparición de asma infantil los antecedentes de asma y tabaquismo en los padres, sobre todo en la madre.

Las causas que provocan el asma se distinguen en:

• Extrínsecas: Inicio en la infancia, con antecedentes familiares positivos para alergias.

Inducidas principalmente por agentes alérgenos como el polen, lana, polvo, etc., o contaminación atmosférica, materias irritantes, variaciones meteorológicas y otros.

Intrínsecas o idiopática: Por lo general, comienza en mayores de 35 años y sin antecedentes personales ni familiares. Se inicia por estímulos no inmunológicos, representados por microbios, hongos, tos, trastornos psíquicos, estrés, etc.

• Mixtas: Combinación con frecuencia de naturaleza bacteriana de factores intrínsecos y extrínsecos.

Para un correcto diagnóstico y tratamiento del asma bronquial es esencial contar con un equipo multidisplicinar (neumólogos, alergólogos y, en ocasiones, otorrinolaringólogos y gastroenterólogos).

Será necesario realizar varias pruebas diagnósticas, dependiendo de la historia clínica y de la exploración física.

Dentro de la historia clínica, los síntomas fundamentales se refieren a la presencia de tos irritativa, expectoración mucosa, sensación de opresión torácica, disnea de esfuerzo y sibilantes. Deberán valorarse los antecedentes familiares.

En los últimos años se ha demostrado que el tratamiento de la inflamación de la mucosa bronquial es la parte más importante del tratamiento del asma.

Existen diversos medicamentos que tienen efecto antiinflamatorio en la mucosa bronquial, pero los más potentes y eficaces son los corticoides (cortisona) inhalados.

Para el tratamiento inmediato, se utilizan broncodilatadores, que normalmente se administran por vía inhalatoria.

Existen dos tipos fundamentales según la duración de su acción: los broncodilatadores de acción prolongada, que se toman por la mañana y por la noche todos los días, se tengan o no síntomas; mientras que los de acción corta, se suelen reservar para tomar en caso de necesidad (sensación de ahogo, tos, etc).

En pacientes en los que se demuestra un componente alérgico, el tratamiento con antihistamínicos puede ser beneficioso.

Aunque el asma no tiene cura, sí se pueden tomar una serie de medidas para prevenir una crisis. Estos son algunos consejos:

• Cuando la causa del asma es extrínseca como por ejemplo una alergia, es recomendable evitar la exposición a los agentes que la originan.

• Otra precaución que deben tener en consideración los alérgicos es evitar realizar ejercicios intensos en época de polinización, ya que esto puede generar dificultades respiratorias que deriven en un ataque de asma.

El objetivo principal del tratamiento del asma es lograr y mantener el control de la enfermedad lo antes posible, además de prevenir las exacerbaciones y la obstrucción crónica al flujo aéreo, de ahí la importancia de una correcta adherencia al tratamiento

Etiquetas