Huesca

LA ENTREVISTA

Fernando Gallego: “No es exagerado hablar de que Fidel Pagés fue un héroe desconocido”

El doctor del Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital San Jorge imparte hoy una ponencia sobre el médico militar

Fernando Gallego
Fernando Gallego
Carlota Peña

El doctor especialista en Anestesia Fernando Gallego protagoniza este jueves, a las 19:30 horas, una conferencia sobre la figura y la obra del médico militar oscense Fidel Pagés Miravé que, a pesar de su importancia como creador de la epidural hace cien años, ha sido un hombre desconocido hasta hace pocos años. La ponencia, organizada por el Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA) en colaboración con el Ayuntamiento de Huesca, se desarrollará en el salón de actos de la Diputación Provincial.

El médico militar Fidel Pagés Miravé (Huesca, 1886 - Madrid, 1923): el gran héroe olvidado, es el título de esta charla que, según explica Gallego a este periódico, “es un intento de retirar el velo que se le puso en su día”.

Por ello, Gallego, como miembro del Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital Universitario San Jorge de Huesca, tras una presentación a cargo de Juan Blas Pérez Lorenz, director del Área de Biomedicina del IEA, dará a conocer el trabajo de Pagés, en concreto, hablará sobre qué es la epidural “más allá del pinchazo ese en la espalda que te quita el dolor para dar a luz”. Porque es “una técnica muy concreta y en la que nos apoyamos mucho, para la cual Pagés pensó: si en lugar de aplicar el anestésico dentro de la bolsa del líquido cefalorraquídeo, como se hacía en la época, introduzco la aguja y me quedo en el espacio previo a esa bolsa puedo anestesiar los nervios que salen de allí en un espacio anterior y me permite anestesiar una zona concreta del cuerpo. Eso -relata Gallego- no se había hecho nunca; ahí radica la genialidad del descubrimiento”.

Así que, confirma, “ese hallazgo de Pagés nos permite jugar con las dosis para quitar la sensación de dolor sin alterar la función motora por completo. Además, se pueden hacer a nivel lumbar, torácico o cervical, cosa que no es posible con la raquianestesia, que es pinchar en la bolsa”.

Con esto, añade, “me parece que no es una exageración cuando hablamos de que fue un héroe desconocido. Es más -continúa-, el artículo que publicó en 1921 se podría enseñar a los residentes hoy en día porque lo explica perfectamente, en todos los aspectos”.

Además de dar a conocer el trabajo de Pagés, también contará algunas curiosidades de su vida porque, en este sentido -revela- “me he aproximado a su figura hace poco tiempo y te entra un poco de tristeza ver cómo trata España y, en este caso, Huesca, a sus hijos”.

Critica la carencia de transmisión del conocimiento porque “es una figura muy inspiradora necesaria en este mundo que vivimos donde hay tanta frivolidad”, y subraya que “con su capacidad de trabajo, con la bondad que demostró... es impensable que no se le conozca en colegios, institutos o en las facultades de medicina, pero es así. Si preguntas en Huesca a jóvenes o niños, nadie lo conoce, a no ser que le suene como nombre de una calle estrecha”, puntualiza Gallego. 

Etiquetas