Huesca

RECLAMACIONES

El mercadillo de Huesca plantea el Coso como punto de venta los sábados

Aseguran que su situación es “insostenible” debido a la caída en picado de ingresos los fines de semana

Imagen del mercado ambulante durante la mañana del pasado sábado.
Imagen del mercado ambulante durante la mañana del pasado sábado.
Rafael Gobantes

Los vendedores ambulantes del mercadillo reclaman que les permitan montar sus puestos los sábados en una zona más céntrica ante una caída de las ventas “insostenible”, que fijan en un descenso de casi un 90 %, y plantean, por ejemplo, el Coso como posible escenario.

Esther Jiménez, miembro de la Junta del Mercado Ambulante, comenta que ante la tercera fase de las obras en el Paseo Ramón y Cajal, que comenzarán después del verano y finalizarán ocho meses después, queda descartada, por el momento, esta ubicación para el mercadillo en fin de semana.

El regreso a este paseo es una de sus máximas reivindicaciones y, mientras tanto, reclaman que les autoricen otro punto más céntrico en el que poder remontar sus ventas.

Actualmente, el mercadillo se sitúa en el parquin del Complejo Deportivo San Jorge, en la confluencia de la calle General Lasheras con Ricardo del Arco los martes, con 63 puestos, y sábados, con 49, ambos días de 9:00 a 13:30 horas.

A los vendedores no les salen las cuentas. “La verdad es que es horroroso. En el mercadillo no sacamos siquiera para pagar la tasa por montar el puesto y eso que se ha rebajado en torno a un 15 %, que algo se nota. Pero desde luego lo que sí vemos y tenemos claro es que los dos días, pero sobre todo el sábado, no podemos seguir estando allí, es imposible”, plantea. En esta línea, lamenta que en algunas jornadas “ni siquiera se vende una prenda, nada, absolutamente nada, y este cambio de ubicación para los sábados es fundamental”, recalca.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Huesca y la Junta del Mercado Ambulante van a poner en marcha una campaña de dinamización para animar a los oscenses a consumir en este espacio.

Esther Jiménez explica que se va a grabar una serie de videos promocionales de un minuto de duración que se difundirán en redes sociales y desde los que estos vendedores explicarán cuál es su género, sus precios y otras curiosidades interesantes. “El mercado es nuestro medio de vida, es algo cultural, y es bueno que la gente nos conozca”, apunta.

La situación es tan crítica, expone, que los sábados no acuden al mercadillo de Huesca ni la mitad de los 49 puestos autorizados “porque no merece la pena, realmente”.

En concreto, en torno al 40 % de los vendedores no montan ya sus paradas, “porque está totalmente muerto y no sacan ni para el combustible”. Por ello, valora que hasta que concluyan los trabajos en el paseo Ramón y Cajal, les trasladen, “porque no podemos sobrevivir, es totalmente imposible”, asegura Esther Jiménez, que pone en valor la buena predisposición del Ayuntamiento de Huesca para escucharles y buscar soluciones.

“La colaboración con el Consistorio es al 100 %. El señor alcalde ya dijo que el mercadillo tenía que volver a Ramón y Cajal y además, tenemos constancia que las tiendas y establecimientos de hostelería del paseo piden que regrese el mercadillo porque están notando mucho su ausencia”, concluye. 

Etiquetas