Huesca

HUESCA

Las obras en el Castillo de Montearagón dejan "restos arqueológicos importantes"

Salen a la luz el empedrado original de la casa del guardia y el aljibe del Claustro Mayor

Imagen del aljibe descubierto tras los trabajos de excavación
Imagen del aljibe descubierto tras los trabajos de excavación
Pablo Segura

“Estamos muy satisfechos de cómo van las obras porque la imagen del Castillo de Montearagón ya ha cambiado”, ha confesado la subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar, en su visita este lunes a las obras de restauración que se están llevando a cabo en este espacio.

En este sentido, Salazar ha indicado que las obras ya han deparado varios hallazgos arqueológico importantes, “como son el empedrado original de la casa del guardia, el aljibe del Claustro Mayor, o la puerta de la torre pentagonal”. Todo ello sirve “para poner en valor el potencial histórico y patrimonial que tiene”, con el objetivo de que cuando los visitantes puedan acceder a este monumento, “se den cuenta de la azarosa vida que ha tenido esta fortaleza y sobre todo, la importancia que tuvo a lo largo de la historia tanto para Huesca como para Aragón”, ha finalizado.

Por su parte, Sergio Izquierdo, uno de los arquitectos responsables de la obra, ha indicado que una de las premisas fundamentales en este Castillo era “poner en orden todas las intervenciones que se habían realizado en los últimos 40 años para dar al público una unidad de conjunto y que entiendan cómo era este espacio y así comprender sus estancias”. Para ello, una de las actuaciones más importantes, “era estabilizar los muros”, porque según ha dicho el arquitecto, “estaban en una situación precaria”, así mismo, otro aspecto fundamental era “la evacuación de las aguas”. “Teníamos como objetivo sacar esa agua, en la medida de lo posible, por los canales de desagüe originales”, ya que sabían que estaban enterrados y se podían sacar.

Respecto a la estabilidad de los muros, Izquierdo ha apuntado que se van a realizar unos anclajes y a atar agua de las torres, “debido a que algunas han aparecido con grietas importantes”. Y, finalmente, “lo último que está previsto es hacer el Castillo visitable”, ha anunciado el arquitecto, “será entonces cuando pondrá en valor y se garantizará la seguridad”, pero para ello, “es fundamental evacuar todos los escombros del interior, porque estamos hablando de entre 4.000 y 5.000 metros cúbicos”, ha añadido.

Además, Izquierdo ha destacado la limpieza de las pintadas vandálicas que había en un algunos de los muros, “que han sido eliminadas con los sistemas planteados por el Instituto de Patrimonio Cultural de España”.

El arqueólogo Héctor Arcusa, responsable de la supervisión, ha manifestado lo importante que supone para él estos trabajos, porque “es un reto trabajar en Montearagón”. “Hemos retirado en torno al 50 % o 60 % de los escombros del interior”, porque ha recordado que en el siglo XIX, “terraplenaron todo el interior del Castillo, por lo que estamos excavando para sacar a la luz antiguos pavimentos y antiguos muros”.

Gracias a estos trabajos, han conseguido sacar a la luz la puerta de la torre pentagonal, y “se ha podido constatar de que era la Torre de Armas, y su puerta estaba tapiada”, ha explicado. Además, también se ha comprobado como parte de las murallas no son del siglo XII, sino que pertenecen al siglo XIII, ya que a pesar de que el origen del Castillo se sitúa a finales del siglo XI, “el monumento ha sufrido varias transformaciones después”.

Así mismo, ha indicado que de momento, “el objetivo es localizar los pavimentos”, y una vez se haga esto, “se valorará si hay que seguir buscando o serán intervenciones futuras”.

Ya que según ha indicado el arquitecto, todavía quedan cerca de 10 meses de trabajo, “pero siempre dependiendo de la climatología o de hallazgos que no están previstos”.

Javier Belenguer, alcalde de Quicena, ha manifestado que estas obras avanzan “con paso firme y poco a poco”, y se comprueba como esto es “una realidad que pone a Montearagón en el lugar que se merece”.

Etiquetas