Huesca

DE CERCA

Javier Moreno: “Debería haber más implicación pero sorprende el altruismo de muchos”

“La pandemia ha dinamitado la labor social y de convivencia que se hacía en los locales de las asociaciones vecinales”

Javier Moreno
Javier Moreno
S.E.

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

—Me define bien el de la carita sonriente.

Genio y figura. ¿Se identifica?

—Sí. A mi edad no hay ya marcha atrás.

¿La hipocresía cotiza al alza o a la baja?

—Cotiza más alta que la luz. Afortunadamente, estoy rodeado de personas que la practican poco y eso compensa. Para muchos políticos parece que todo vale con tal de mantenerse en el poder.

Entonces, ¿se enfrenta a mucha hipocresía en su trabajo por la ciudad?

—Lamentablemente, sí.

Ojo avizor. ¿Se precia de ver las intenciones a la distancia?

—Está mal decirlo pero me dicen que, en muchas ocasiones, “lo clavo”.

Cada vez parece que hay menos implicación vecinal en Huesca ¿es así, y por qué cree que sucede?

—Debería haber más implicación en general pero me sorprende, gratamente, el altruismo, la empatía y el empuje de muchas personas y colectivos. Y eso anima a seguir.

¿Cuál es la excitación que más le irrita?

—El insulto, el desprestigio gratuito y la maldad.

¿Cuáles son sus principales reivindicaciones?

—Participación, sanidad , educación, derechos sociales e igualdad.

¿Y logros?

—Activar el movimiento vecinal e implicarlo en el ámbito aragonés. Y luego están los pequeños logros imperceptibles, pequeños como granos de arena, que forman y asientan el camino.

¿A quién le daría el premio nacional de gastronomía altoaragonesa?

—Con estrella o sin estrella, a todos los que han luchado para mejorar cada día.

¿La inmigración es una bendición o una necesidad?

—Nos necesitamos.

¿A quién le haría usted sin dudarlo la reverencia?

—En particular, a mi madre: la mía se lo merece. En general, a todos los que contribuyen a hacer una sociedad mejor.

¿Poderoso caballero es don dinero?

—Desgraciadamente así es en una sociedad en la que se confunde el precio con el valor. Nos deshumaniza y nos hace egoístas.

¿Es este precisamente el mayor handicap de los barrios?

—No.

¿Cuál es?

—En general, la falta de compromiso social.

¿En qué situación se encuentran los barrios y cómo ha afectado la pandemia?

—Los barrios necesitan muchas mejoras físicas. La pandemia ha dinamitado la labor social y de convivencia que se hacía en los locales de las asociaciones vecinales.

¿Hay muchas diferencias palpables entre barrios?

—Cada barrio tiene sus particularidades y las diferencias existen incluso entre calles del mismo barrio.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

—Sí. La sonrisa es la distancia más corta entre dos personas. Inspira confianza y abre puertas.

Dice Howard Gardner que no hay buen profesional que sea mala persona. ¿No conoce a alguno para contradecirle?

—Será al revés: Una mala persona no podrá ser buen profesional, aunque sí he conocido buenos profesionales con los que no me iría a tomar ni un café al bar de la esquina, buenos… pero no excelentes.

¿El negocio es la negación del ocio o usted se divierte currando?

—Disfruto mucho de mi trabajo. De hecho yo elegí la profesión de ebanista y carpintero hace ya más de 45 años. Pero trabajo para vivir. La ebanistería y otros trabajos artesanos están desapareciendo. Aún así intentamos sobrevivir y disfrutar con lo que hacemos.

¿Es usted más de esperar o de reaccionar a las primeras de cambio?

—Reaccionar sin dilación, aunque, en ocasiones, no es muy sensato.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

—Yo defiendo el terruño y la globalidad.

¿Wasapear conecta o aísla?

—Conecta pero en su justa medida.

¿Cómo afectan las nuevas tecnologías a la participación ciudadana y a la Federación de barrios?

—Hay una brecha que hay que solventar porque existe un peligro creciente de que acabemos siendo analfabetos digitales. Pero esto se puede aplicar a muchos ámbitos y colectivos. Esa brecha está complicando mucho el día a día de muchas personas. No es fácil suplir la atención personal.

En esto del deporte, ¿practica o admira?

—Admiro.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

—Las vacaciones y los momentos de felicidad que aporta la vida. 

Etiquetas