Huesca

CORONAVIRUS

Santiago Cosculluela: “Deberíamos estar ya todos vacunados para mantener a raya los brotes en residencias”

El presidente de Arade indica que los centros de mayores están bajo control

Interior de la residencia Avenida de Huesca
Interior de la residencia Avenida de Huesca
Pablo Segura

Las residencias de mayores de Huesca intentan “mantener a raya” los brotes de covid-19 y la situación está “controlada”, tal y como avanza el presidente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia (Arade), Santiago Cosculluela en consonancia con los 17 brotes abiertos que llegaron a alcanzar el pasado 6 de agosto. “Seguimos con las medidas que nos marca la normativa de Sanidad y por el momento estamos bien”, asegura.

En la residencia donde opera, el centro Avenida ubicado en el paseo Ramón y Cajal de Huesca, los residentes pueden recibir visitas y, desde el martes pasado, comenzaron a salir a la calle. “Algunos todavía no se atreven pero recuperaremos las rutinas”, apunta Cosculluela.

La medida que impone a los trabajadores de residencias de mayores no vacunados la realización de una prueba PCR cada 72 horas le parece una forma de “cerrar la puerta al peligro”.

Cabe recordar que los empleados de estos centros que han decidido no vacunarse o que no han completado la pauta de las dos dosis deben hacerse Pruebas de Detección de Infección Aguda (PDIA) –PCR o test de antígenos– mínimo dos veces por semana. La recomendación realizada el pasado 11 de agosto por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, fue recogida en una orden publicada por el Gobierno de Aragón.

Santiago Cosculluela se muestra tajante al respecto: “Deberíamos estar ya todos vacunados”, remarca el presidente de Arade, que añade que teniendo en cuenta la situación actual, la exigencia de estos test es una posición muy “consecuente”.

El dilema de esta resolución radicaba en que los trabajadores debían costearse una PCR cada tres días. Pero el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) suspendió cautelarmente esta obligación de los empleados al aprobar, en un auto, las medidas cautelares propuestas por el sindicato CCOO contra la Resolución del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, de 29 de julio, por la que el Ejecutivo estableció que estos trabajadores debían abonarlas.

Desde la dirección de Arade recuerdan que han mantenido reuniones con el fin de transmitir al Gobierno de Aragón su preocupación acerca de este conflicto, que finalmente ha obtenido respuesta judicial.

La recomendación sanitaria trasladada por Carolina Darias, al Consejo Interterritorial, incluía la posibilidad de presentar un traslado de su puesto de trabajo al profesional sanitario para así evitar el contacto con los residentes, siempre dentro de las medidas específicas de evaluación del riesgo y prevención. Esto es algo que el propio Cosculluela comprende y se atiene a la decisión que tome la Administración aragonesa.

La misma posición presenta con respecto al número de pruebas covid realizadas durante la semana para el control del personal no vacunado.

Además, el extracto del Ministerio de Sanidad añadía que con respecto a los residentes vacunados o que hayan pasado la enfermedad en los últimos seis meses, en situaciones de alta transmisión comunitaria, la comunidad autónoma valorará realizar PDIA a la salida y/o a la reentrada en el centro tras ausencias prolongadas.

En el caso de Huesca, el total de sanitarios que se han inoculado la vacuna se estima que podría rondar el 95%, según los datos del Portal de transparencia de la DGA, y se han administrado 4.031 dosis a trabajadores sociosanitarios, 3.613 a profesionales de Atención Especializada, 1.085 a profesionales de Atención Primaria y 4.060 a otros profesionales del ámbito sanitario. Además, “en las residencias privadas prácticamente el 100% del personal se ha vacunado”, concluye Santiago Cosculluela. 

Etiquetas