Huesca

CORONAVIRUS

Pediatría aboga por las medidas del curso anterior por la variante “Delta”

La presidenta de la Asociación de Pediatría, María Teresa Cenarro, plantea que “es mejor ir por delante del virus”

Alumnos de San Viator, el curso pasado, a su regreso a las aulas tras seis meses sin pisarlas.
Alumnos de San Viator, el curso pasado, a su regreso a las aulas tras seis meses sin pisarlas.
Pablo Segura

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, María Teresa Cenarro, apuesta por mantener durante el próximo curso escolar las mismas medidas contra la covid-19 que se aplicaron en los centros el año pasado, “que funcionaron muy bien gracias al gran trabajo que hicieron los profesores y a la disciplina de los niños”.

Si por ejemplo, plantea, se reduce la distancia de seguridad a 1,2 metros, en lugar de ser de 1,5, “eso implica que hay mayor número de personas por metro cuadrado”.

La entidad que preside se integra en la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), desde donde se han lanzado una serie de pautas de cara al inicio del próximo curso escolar, para el que en Aragón se defiende recuperar el cien por cien de presencialidad en todos los niveles y etapas educativas. También se aplicará el uso de la mascarilla en los centros a partir de los 6 años, además de la recuperación de espacios que no se utilizaron el curso pasado, como talleres, salas polivalentes y multiusos, bibliotecas y gimnasios, estos dos últimos preferentemente por grupos estables.

María Teresa Cenarro recalca que las recomendaciones de la AEPap se centran en mantener la guardia ante las nuevas variantes. “Más que nada es porque cuando se revisaron las medidas en mayo la variante Delta no había hecho su aparición y el panorama ha cambiado mucho. Se ha visto que es más contagiosa, aunque no más grave, y como este verano hemos visto a muchos niños que se han contagiado en campamentos y en colonias urbanas pensamos que lo más prudente es mantener las mismas pautas, a ver qué pasa”.

En su opinión, tal y como han dicho otros expertos, “es mejor ir por delante que no por detrás del virus. Siempre es preferible empezar con las medidas e ir relajando posteriormente una vez que baje la incidencia, ya que eso significará que la vacunación funciona no solo para impedir la gravedad sino también la transmisión”.

Un exceso de relajación de medidas, plantea, puede ser contraproducente porque “este virus en cuanto le das oportunidad, ahí está para aprovecharla”, advierte.

La variante Delta, valora, puede dar lugar a dos escenarios durante el próximo curso escolar, “pero como no sabemos lo que va a pasar pues parece ser que es más prudente ser precavidos”.

Así, en primer lugar detalla que al haber mucha población ya inmunizada de manera natural o por la vacuna puede ser que no circule la covid-19 y no se contagien los niños.

En esta línea recuerda que en Aragón se ha alcanzado el 70 % de población vacunada, a lo que hay que sumar la inmunidad natural que se adquiere en quienes han padecido la covid y que no han recibido ninguna dosis por alguna razón. “Todo esto suma inmunidad de rebaño”, apunta.

El segundo escenario, explica, puede ser que “como los únicos que van a quedar sin vacunar van a ser los menores de 12 años, si el virus sigue circulando, necesita huéspedes para sobrevivir y donde lo tiene más fácil es en los no vacunados”.

En cualquier caso, plantea, “hasta que no empiece el curso no lo podemos saber”.

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria insiste en la necesidad de mantener las ratios bajas, entre otras medidas preventivas para el curso escolar. “Entiendo que esto es muy complicado, es planificar un curso escolar y, claro, hay que tener en cuenta el número de profesores que se contratan y es complejo. Pero la realidad es que si en una clase metes más alumnos la distancia se acorta y es más difícil controlar que se cumplen las medidas”, indica.

Para María Teresa Cenarro el pasado curso escolar “funcionó de maravilla, fue el ámbito en el que menos contagios de covid hubo, por eso mantener las mismas medidas parece ser lo más prudente porque demostraron su eficacia”.

“Muchas incógnitas” ante el miedo de algunos docentes

Ante el “miedo” al contagio que han manifestado algunos profesores a la hora de volver a las aulas, estima que “realmente hay muchas incógnitas” y que gran parte de los docentes están vacunados, “lo que te da cierta tranquilidad ya que así se evitan los cuadros graves de la enfermedad”.

Los docentes vacunados, continúa, “creo que pueden estar más tranquilos que el curso pasado, en el que no estaban inmunizados”.

María Teresa Cenarro recuerda que ella “ya decía el año pasado que el mejor sitio para no coger el coronavirus es irte al colegio”. “El curso anterior hubo poquísimos positivos, lo que percibíamos en las consultas de pediatría es que los niños se contagiaban en el ámbito familiar y social. Casos dentro del aula hubo poquísimos”, recalca.

Las medidas, dice, “se llevaron a rajatabla, los niños son como esponjas y se adaptaron fenomenal, todo con un gran esfuerzo del profesorado claro está. La ventilación se llevó a cabo, al igual que el uso de mascarilla por encima de 6 años, la distancia, los grupos burbuja...”.

Un virus tan potente no deja circular al resto

Respecto a otro tipo de procesos respiratorios, María Teresa Cenarro destaca que “el año pasado no hubo gripe, cero casos, algo increíble. Se vacunó mucha más gente que otros años”. Sobre el virus incipial, que es el que provoca las bronquiolitis en los pequeños, expone que no hubo, “pero curiosamente, aunque es propio de los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero se ha desplazado y lo hemos tenido en junio, julio y agosto, pero no con tantos casos”.

“La ‘Delta’ es más contagiosa y lo más prudente es mantener las mismas pautas”

Por ello valora que “el uso de mascarillas está claro que ayuda y también la teoría ecológica de que cuando un virus es tan potente no deja circular al resto”.

Además, añade, medidas de higiene como el lavado de manos ayudó a que hubiese muchísimos menos casos. “De todo se aprende y creo que sería importante seguir en esta línea hasta que desaparezca el coronavirus o se quede como un virus estacional, como es el de la gripe. Cuando alguien esté resfriado debería poner la mascarilla para no contagiar a otros, eso es una costumbre que tendríamos que adoptar ya para siempre”, plantea.

Las consultas “se van normalizando”

Sobre la actividad en las consultas de pediatría asegura que “el día a día ya se va normalizando”. Recuerda que “el inicio de la pandemia fue “tremendo” porque era todo “incertidumbre”, pero a medida que avanzaron los meses todo fue mejorando “y ya en este punto hemos vuelto casi a la normalidad”.

“En Pediatría hemos mantenido muchísima consulta presencial porque las visitas del programa de Salud Infantil nunca se dejaron de hacer, ni siquiera durante el confinamiento. En los recién nacidos, las vacunas no pueden retrasarse”, explica.

En estos momentos, comenta, las consultas de Pediatría tienen una agenda de visitas presenciales o telefónicas que elige el propio paciente cuando llama al centro de salud o se cita a través de la APP del Salud. “Poder resolver problemas sin tener que desplazarse a la consulta también facilita la conciliación familiar”, apunta.

Y aunque recalca que estas consultas han vuelto prácticamente a la normalidad no se olvida de que “de vez en cuando viene una nueva ola, nos tambalea y volvemos otra vez a la covid, que nos quita mucho tiempo en cuanto a seguimiento de positivos y sus contactos”.

Optimismo ante el inicio del próximo curso

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria manifiesta que la vacuna ha dado un giro total a la pandemia desde que se comenzó a utilizar en diciembre de 2020, un aspecto “por el que podemos ser optimistas de cara al nuevo curso escolar”.

“No es lo mismo la incidencia de este mes de septiembre que la que pudiera haber en el mismo mes del año pasado cuando empezó el curso. Afortunadamente, la vacuna, la ciencia, ha dado la vuelta a las hospitalizaciones y los fallecimientos”, dice.

La experta recuerda que en Aragón se han registrado muy pocos cuadros graves de coronavirus en menores. Cita como ejemplo un estudio realizado por un compañero suyo del centro de salud de Ruiseñores de Zaragoza donde ella trabaja, el doctor García Vera, que junto a otros pediatras han publicado un trabajo en el que han analizado casi 6.000 casos en niños y solamente un 1 % ha requerido hospitalización. “Se ingresan más por debajo de un año, edad que es un factor de riesgo por estado inmunitario, pero aún con todo ha habido poquísimos niños hospitalizados, poquísimos casos de neumonía y realmente lo que se está viendo es que los pequeños pasan el coronavirus asintomáticos, de forma muy leve. El virus de la gripe, por ejemplo, les causa mucho más síntomas que la covid”, plantea.

El problema es, advierte Cenarro, el papel de los menores como transmisores entre sus familiares y las personas con las que contactan, “aunque parece que ser que tampoco está claro, hay muchas lagunas. Hay estudios que dicen que contagian poco, otros más...”.

El “mejor consejo” que lanza María Teresa Cenarro de cara a la vuelta a las aulas es “hacerlo igual de bien que el año pasado, tanto los padres como los profesores, los niños y los sanitarios, desde la tranquilidad que da ya la vacuna”.

A los progenitores que tengan algún tipo de recelo a la hora de llevar a sus niños al colegio les plantea: “No conocemos muchas cosas de este virus, pero ahora sabemos muchas más que hace un año, cuando arrancó el curso anterior”.

Todos los padres y madres, continúa, “tenían entonces muchas incertidumbres al igual que los profesionales sanitarios. Nos falta mucho por descubrir de la covid-19, pero sabemos que las medidas de protección aplicadas el curso pasado funcionaron de maravilla y tenemos el arma más potente para normalizar nuestra vida, la vacunación”.

Así, destaca que la tasa de vacunación en Aragón es altísima. “Creo que este año, siempre con las incertidumbres que despierta la covid, estamos en un terreno mucho mejor que el que manejábamos hace un año, eso está claro”, afirma.

Y advierte finalmente que “la situación todavía no permite volver a la normalidad, pero partimos de mejor posición que en septiembre de 2020”.

Etiquetas