Huesca

educación

Comienza un curso escolar "presencial y seguro" en el Alto Aragón

La directora provincial de Educación reconoce el esfuerzo de los centros, donde las medidas covid marcan un año académico que aspira a la normalidad

Alumnos de Infantil entrando en el colegio Pirineos-Pyrénées este miércoles, en el primer día de clase.
Alumnos de Infantil entrando en el colegio Pirineos-Pyrénées este miércoles, en el primer día de clase.
Verónica Lacasa

Entre sonrisas, cierta inquietud, mascarillas, distancia social y con las ilusiones puestas en alcanzar la normalidad en las aulas. Así ha comenzado este miércoles el nuevo curso escolar 2021/2022 en el Alto Aragón, donde la precaución y las medidas contra el coronavirus han protagonizado una vez más la vuelta a las clases. Un total de 26.405 alumnos de Infantil, Primaria y Educación Secundaria Obligatoria han regresado a las aulas en los centros sostenidos con fondos públicos del Alto Aragón con ilusión y ganas de ver a amigos y profesores.

Amparo Roig, directora del servicio provincial de Educación de Huesca, ha estimado que el nuevo año académico ha arrancado “con una seguridad mayor”. “Empezamos un curso presencial y seguro donde nos vamos a encontrar con un porcentaje muy elevado de la comunidad educativa ya vacunada, de profesorado y alumnado”, ha señalado.

Este año, ha manifestado, “gracias a todo el esfuerzo y el aprendizaje del curso pasado vamos a estar con una seguridad mayor que la que teníamos, pese a las circunstancias en las que todavía nos encontramos, por eso hay que mantener todavía las medidas higiénicas que se nos han indicado”.

Tal y como ha indicado la directora del servicio provincial de Educación, en Huesca el volumen de alumnado se mantiene, a excepción de una pequeña bajada en el primero de Infantil, los niños de tres años. Y ha añadido que “hay que reconocer que se ha hecho un esfuerzo especialmente destacado en la escuela rural, donde se han abierto más de 10 aulas de 2 años, fuera de la capital oscense”. Además, ha apuntado, se sigue potenciando la FP, “y muestra de ello son dos cursos de especialización en la ciudad”.

Amparo Roig ha lanzado “mucho ánimo” y ha dado las gracias a toda la comunidad educativa “porque sin el gran esfuerzo del año pasado y el que se sigue haciendo, para este curso, esto no saldría adelante”.

Precisamente, los colegios e institutos de la capital oscense han activado toda su artillería contra la covid. En el Ceip Alcoraz los protocolos contra el coronavirus aplicados, como en el resto de centros de enseñanza, son muy parecidos a los del curso pasado. “Pensábamos que la vuelta iba a ser más tranquila, pero las medidas son similares. Seguimos con la distancia entre alumnos, la limpieza, higienización y grupos burbuja. Sí que se ha flexibilizado un poquito pero, en general, hay bastante inquietud”, ha asegurado su directora, Pilar Andreu.

En su opinión, “la administración habla de normalidad y es cierto que se ha vuelto a las ratios anteriores, pero ellos saben que no estamos de acuerdo en que se pase de las aulas de 18 alumnos del año pasado a las de 26 de este curso”, ha señalado.

Al igual que han hecho otros colegios de la capital oscense, Pilar Andreu ha reclamado que se mantenga el refuerzo de limpieza del que disponía este centro el año pasado durante la mañana, algo que crea “mucha inquietud” tanto en el Consejo escolar como en el equipo directivo y la asociación de padres y madres. “De momento no lo vamos a tener y si tenemos que hacer uso de los baños tantísimas veces, especialmente en el comedor, en el que hay dos turnos, es complicado”, ha advertido la directora de este centro con 350 alumnos. En este colegio oscense los estudiantes no han entrado este miércoles de forma escalonada “porque ya vimos el año pasado que el comportamiento del alumnado fue ejemplar. Como disponemos de diferentes accesos, es fácil que los niños entren a la misma hora”.

En el IES Sierra de Guara el inicio de curso ha transcurrido “con normalidad, con mucha más tranquilidad que el anterior y menos incertidumbre”, tal y como ha indicado su director, Tobías Ortega.

“Ya sabemos por el año pasado que los centros educativos son espacios seguros y que justo cuando ha subido la incidencia ha sido cuando ha acabado el curso y nos hemos debido de relajar todos. Como todo el mundo ya sabe lo que tiene que hacer, que las normas funcionan y que las medidas tienen variaciones mínimas, estamos tranquilos”, ha comentado.

A este aspecto ha añadido que la mayor parte de la comunidad educativa está vacunada en este instituto con alumnos mayores de 12 años. “Poco a poco estamos volviendo a lo que esperemos que sea la normalidad total. Como todos estamos acostumbrados a esta situación lo llevamos bien, con tranquilidad y los problemas propios de un centro tan grande como el nuestro”, ha planteado.

Por su parte, Alfredo Toro, director del Ceip Pedro J. Rubio, también ha considerado que la vuelta a las aulas ha transcurrido “con bastante normalidad ya que teníamos muchos aspectos avanzados y organizados a partir de la experiencia del curso anterior”. En esta línea, ha añadido que el colegio ya no afronta algo desconocido, “ya sabemos lo que es esto. Otra cosa es que empiecen a salir casos ya que aquí en Primaria los niños no están vacunados”. ha manifestado que en el Pedro J. Rubio se maneja “la realidad que tenemos con los medios de los que disponemos”. 

Alfredo Toro ha apostado por la prudencia ante la idea de hablar de normalidad en las aulas. “Si salen casos o algún brote, todo cambiará. Hoy sí que la tenemos, pero dentro de cuatro días no lo sabemos”, ha dicho el director, que ha insistido finalmente en ser “estrictos” en el cumplimiento de todas las medidas contra la covid. 

Etiquetas