Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El mercadillo de Huesca reclama un espacio ante el riesgo de desaparición

La ciudadanía no visita la actual ubicación y un 60% de los vendedores han decidido no montar

Clientas observan bolsos en un puesto ambulante del mercadillo de Huesca.
Clientas observan bolsos en un puesto ambulante del mercadillo de Huesca.
R.G.

“Si no ponemos una solución, el mercadillo de Huesca va a desaparecer”, sentencia Esther Jiménez, representante de la Junta de Mercados de Huesca. Después de ser uno de los sectores más afectados por las restricciones de la pandemia, su actual ubicación junto al complejo deportivo de las piscinas de San Jorge está arrinconando a los tenderos, cuyos puestos han desaparecido en un 60%. “Es como si no existiéramos”, confirma Esther, que reclama para sus compañeros un espacio céntrico que atraiga a los turistas y a los vecinos de la ciudad.

Debido a las obras de urbanización del paseo Ramón y Cajal, pendientes todavía del inicio de la tercera fase, el mercadillo tuvo que cambiar su emplazamiento para los martes y sábados y el Ayuntamiento de Huesca dispuso un espacio en dicha zona para ellos, pero no ha salido como esperaban. “Mucha gente mayor no llega hasta las piscinas, algunos tenderos han caído en la desmotivación e incluso los comercios próximos han demandado que el mercadillo regrese al sitio anterior”, cuenta Esther, que demanda una solución urgente.

Esther Jiménez: "Mucha gente mayor no llega hasta las piscinas y algunos tenderos han caído en la desmotivación"

En la actualidad son 49 los puestos que forman parte del mercadillo oscense. Es un lugar muy particular para encontrar productos de lencería, zapatería o cosmética. Además, desde el consistorio realizaron una serie de videos de promoción sobre los tenderetes con la intención de dar a conocer a los habitantes este espacio característico de la ciudad, pero no ha sido suficiente.

Transmitieron al Ayuntamiento la posibilidad de cortar una parte del Coso los sábados durante las cuatro horas que dura el mercadillo, de 09:00 a 13:00 horas, pero no han obtenido respuesta. Además no se ha dado luz verde a la venta de fruta en los puestos ambulantes o a sortear lotes de productos de Aragón, como sí sucede en Zaragoza, algo que Esther considera “fundamental” para ayudar a los productores agrícolas de la zona. “Necesitamos un empujón”, añade.

La Junta de Mercados insiste a las instituciones en la urgencia de tomar una decisión siempre en consonancia con el Ayuntamiento de Huesca. “Siempre hemos considerado a Huesca como un ejemplo de buen funcionamiento, pero vemos que el mercado se está muriendo. La ciudad necesita uno ágil, en común con las instituciones y a la mano de los vecinos”, concluye Esther. 

Etiquetas