Huesca

CORONAVIRUS

Las noches de Huesca siguen tranquilas tras la reapertura del ocio nocturno

Los bares pueden cerrar de nuevo a las 4 de la madrugada, aunque todavía se mantiene la prohibición de usar la pista de baile y de consumo en la barra

El ocio nocturno de Huesca sigue solicitando medidas para poder sobrevivir
El ocio nocturno de Huesca sigue solicitando medidas para poder sobrevivir
P.S.

Las dos primeras noches de reapertura del ocio nocturno en la provincia altoaragonesa se han saldado sin incidencias notables que reseñar, informaron la Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento oscense. Lo más destacado ha sido la gran concentración de jóvenes en la calle Argensolas a la hora del cierre la noche del jueves al viernes. Agentes de Policía Local y Nacional les pidieron que se dispersaran y la cosa no pasó a mayores.

El portavoz de los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad de Huesca, Miguel Ollés, ha pedido al Ayuntamiento oscense que regule la actuación de determinados locales que, sin tener la licencia de ocio nocturno, están proliferando en la ciudad, organizando actos que no les corresponde.

Ollés, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha asegurado que hay mucho control de los bares para que cumplan las medidas de horarios o distancias, pero no se controlan las incursiones en el sector. “Hay locales fuera de nuestro sector que están llevando a cabo determinadas actividades como poner música en cafeterías o hacer baile en lugares que no son salas” y “no es lógico que esto se esté permitiendo y habría que tener algún control para que eso no ocurra”.

El ocio nocturno pide todavía más flexibilización

La noche del jueves al viernes entró en vigor la flexibilización de las restricciones, con medidas que benefician a la hostelería con ampliación de aforos y horarios y el ocio nocturno que abre sus puertas hasta las 4 de la madrugada. El nuevo horario se mira por parte de los locales de ocio nocturno con “cierto sabor agridulce” y es que los empresarios esperaban mayor flexibilidad. Ollés ha apuntado que se lamenta que no se permita el consumo en las barras o el baile y “eso provoca que algunos locales no les salga rentable abrir sus puertas”. Las nuevas medidas son “un paso adelante” pero “no es lo que esperaban”.

Según Ollés, se esperaba un avance mayor en aforos y es que “algunos locales que estaban abiertos van a seguir, pero hay, al menos, 4 establecimientos que van a esperar a abrir sus puertas”. Por otra parte, ha dicho que espera que estas medidas sirvan para controlar los botellones en la calle. l D.A./E.P.

Etiquetas