Huesca

HUESCA

Osca XXI reclama a las Administraciones atajar el problema de la ocupación

La Federación de Barrios afirma que no se puede permitir que compliquen la vida a los vecinos, algo "inconcesible"

El bloque linda con el colegio Sancho Ramírez.
El bloque linda con el colegio Sancho Ramírez.
Pablo Segura

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Huesca, Osca XXI, ha requerido a las Administraciones que atajen el problema de la ocupación de viviendas vacías en la ciudad, atendiendo a las diferentes situaciones que se generan.

El presidente de Osca XXI, Javier Moreno, ha apuntado que no solo hay ocupas en la plaza de San Félix y San Voto, sino que en muchos otros puntos de la ciudad se está viviendo esta situación y en algunos con mayor gravedad que en otros.

Moreno ha dicho que para acabar con este problema lo primero que hay que hacer es distinguir entre quien ocupa una vivienda por necesidad, sin ocasionar molestias, ante la falta de viviendas sociales asequibles, y aquellos que generan graves problemas.

“Hay que distinguir entre las personas que ocupan una vivienda porque tienen la necesidad de hacerlo y solo viven en ella, sin causar daños, molestias, ni problemas de convivencia y que tal vez es por la carencia de vivienda asequible a su situación” y aquellas que, además de ocupar una vivienda, generan muchos problemas entre los vecinos, “con amenazas e intimidación, incluso”, expuso Moreno.

A su juicio, “cada situación requiere de una solución o de una forma de atajar el problema”. En todo caso, pidió a las Administraciones que actúen. “No se puede permitir que haya ocupas y que estén complicando la vida, paz y convivencia de los vecinos”, es “inconcebible”.

Los problemas causados por los ocupas han vuelto a la palestra por la recogida de firmas que están llevando a cabo vecinos de las plazas San Félix y San Voto. En uno de estos edificios abandonados, vive un grupo de ocupas desde hace bastantes meses, pero la paciencia de los vecinos se acabó hace unas semanas. A las habituales discusiones entre ocupas y ruidos a altas horas de la madrugada y la presencia de ratas se sumó la aparición de un cadáver -aparentemente por causas naturales- y allí comenzó la recogida de firmas, que exige al Ayuntamiento que ponga fin a la situación. Las dos casas que aún siguen en pie en dichas plazas son de particulares, entre otros, Inmobiliaria Buil.

No es esta la única zona de Huesca con ocupas conflictivos. El punto donde la situación se tornó más grave fue en el cruce de las calles Valencia y Joaquín Roig, donde varias familias ocuparon varios bloques y, posteriormente, obligaron a que los restantes vecinos se fueran de sus casas. Entre los casos de mayor gravedad, los disparos de fogueo a la terraza del domicilio de una pareja de personas mayores o el incendio intencionado de la puerta de otra casa con una mujer dentro. 

Etiquetas