Huesca
en colaboración con fundación rey ardid

Una residencia con un modelo centrado en la persona

La residencia Rey Ardid Huesca basa su modelo en una atención personalizada en base a las necesidades de cada residente.

Los talleres grupales ayudan a la socialización y al desarrollo de las personas mayores.
Los talleres grupales ayudan a la socialización y al desarrollo de las personas mayores.
Fundación Rey Ardid

Cualquier persona que entra en la residencia Rey Ardid Huesca, gestionada por Fundación Rey Ardid, se da cuenta de que es mucho más que un centro para personas mayores. Seis meses después de su inauguración, sus instalaciones cuentan con una amplia nómina de residentes que, según cuentan sus responsables, se ha ido incrementando de forma porcentual con el paso de las semanas.

La diferencia de la Residencia Rey Ardid de Huesca con otras que se pueden encontrar en la provincia oscense es su modelo de atención centrado en la persona. Los residentes reciben una atención totalmente personalizada en base a sus necesidades tanto de cuidados como de desarrollo.

La personalización de los cuidados se comienza a gestar en el primer momento que la persona pisa la residencia. En ese momento, un equipo multidisciplinar formado por una enfermera, un trabajadora social, una terapeuta ocupacional, un fisioterapeuta y una psicóloga elabora un plan de acción para que la estancia sea óptima.

La gerontogimnasia es una de las actividades organizadas por el centro.
La gerontogimnasia es una de las actividades organizadas por el centro.
Fundación Rey Ardid

Este formato personalizado es posible gracias a que la residencia que Fundación Rey Ardid tiene en Huesca se organiza por unidades de convivencia, pequeñas residencias dentro del centro en las que se juntan personas con unas mismas necesidades. Estas unidades constan de habitaciones, sala de estar y comedor para un completo desarrollo en el que se incluyen actividades lúdicas y culturales así como programas intergeneracionales y talleres grupales.

A las estancias permanenes se ha unido recientemente la apertura del centro de día y la posibilidad de estancias temporales. Las mismas son posibles durante un periodo de recuperación de una lesión o en periodos en los que el cuidador necesita un respiro.

En toda la sociedad

Todo esto es posible gracias a sus modernas instalaciones, que incluyen un jardín para realizar terapias, entre otras estancias y a la experiencia en el cuidado asistencial de Fundación Rey Ardid.

Un servicio que no se queda solo en los residentes sino que incluye a las familias, dándoles apoyo psicosocial o un programa de acogida a sus trabajadores, fomentando la formación continua y el bienestar laboral; y la sociedad.

Desde la residencia de Fundación Rey Ardid realizan dos programas en beneficio de todos los oscenses. Uno va encaminado a explicar pautas tanto a cuidadores como a personas mayores para evitar el deterioro cognitivo mientras están en casa y el segundo a explicar ejercicios con los que propiciar un envejecimiento activo.

Etiquetas