Huesca

GASTRONOMÍA

La trenza de Almudévar “estremece” al Comidista

Tolosana tuvo que cerrar temporalmente las ventas por una avalancha de pedidos

Imagen del reportaje que muestra el gran sabor y la historia de la trenza.
Imagen del reportaje que muestra el gran sabor y la historia de la trenza.
S.E.

“Sin ser yo de dulce ni nada de eso, hay piezas de bollería por las que mato. La trenza de Almudévar es una de ellas”, reconocía Mikel López Iturriaga, periodista y crítico gastronómico que está al mando del blog El Comidista. Y es que, Iturriaga, que cuenta con más de 311.000 seguidores en sus redes sociales, acudió al obrador de la pastelería Tolosana para conocer de primera mano cómo se hace este dulce y la historia que esconde, una visita que dio lugar a un reportaje que puede verse en la web www.elcomidista.elpais.com.

“Puedes ser poco entusiasta de los dulces. Puede no emocionarte la bollería. Pero cuando pruebas la trenza de Almudévar, es difícil no caer rendido de amor como el príncipe de Rapunzel”, escribía el crítico gastronómico tras llevarse a la boca unos cuantos bocados de este postre, y es que quedó “estremecido” por el “sabor a mantequilla, el hojaldrado mullido, el crocante de frutos secos y esa capa quebradiza de glasa”. En el vídeo publicado, Isidro Tolosana, miembro de esta pastelería, explica que el secreto del éxito de este postre es que se trabaja con masa madre, sin aditivos y con fermentaciones largas, todo ello “permite desarrollar la textura y los aromas”.

Así mismo, en su visita a este municipio oscense, El Comidista descubrió la historia de este dulce, que según explica el pastelero, “es muy antiguo” y está inspirada en piezas similares de la repostería de Europa central. Y fue a partir de los años 80 cuando esta empresa oscense “desarrolla y adapta a los consumidores de la provincia este producto”.

Para la pastelería, la visita de Iturriaga “ha sido muy satisfactoria”, reconoce Jesús Tolosana, uno de los gerentes de esta empresa. Además, no se esperaban “un reportaje tan amplio”, ya que en un principio solo iban a compartir la receta de la Trenza haciéndola accesible para que todas las personas pudieran hacerla en su casa, “y quizá el éxito de esta información ha sido eso, la cercanía y haber transmitido la receta de la pieza clave de la pastelería a todos los públicos”.

“La repercusión que ha tenido el reportaje ha sido muy importante para nosotros”, confiesa, porque el “toque de simpatía que puso Iturriaga ha hecho que tenga todavía más difusión en redes”, y esto ha generado que hayan aumentado “de forma notable” las visitas en la web de la pastelería, así como las ventas de este postre.

“Desde el día que salió el reportaje nos han realizado cerca de 40 pedidos más diariamente de lo que estamos acostumbrados”, tanto es así, que la empresa tuvo que cerrar la posibilidad de comprar Trenza vía ‘online’ debido a que no podían hacerse más entregas el sábado, ya que los pedidos eran a lo largo de todo el país.

Aunque Jesús Tolosana cree que este incremento de demanda de la Trenza “habrá sido durante esta semana pasada, lo normal es que ahora vuelvan a la normalidad”. Pocos minutos después de compartir este vídeo, que el viernes ya superaba las 45.000 visitas, los usuarios de las diferentes redes sociales ponían de manifiesto su “adicción” por este dulce. “Creo que fue por el 2015 cuando probé por primera vez la trenza, y es de esos sabores que no olvidas”, decía uno de los comentarios. “Solo tiene un pequeño problemilla: que es altamente adictiva”, reconocía otro de los usuarios, y en la misma línea, otro tuitero confesaba que “el único (y mayor) problema que tiene la trenza de Almudévar es parar de comerla: imposible”.

Con este artículo, Iturriaga suma uno más a los que ya ha escrito sobre los dulces de Huesca y su provincia, ya que hace unos meses El Comidista realizó un recorrido por algunas de las pastelerías más clásicas del territorio altoaragonés. 

Etiquetas