Huesca

SOLIDARIDAD 

Sueños del África subsahariana se hacen realidad desde Huesca

CCONG Ayuda al Desarrollo, que trabaja especialmente en Senegal, Burkina Faso y Guinea Conakry, saca adelante 16 proyectos y 6 programas 

Construcción de una escuela en Ankidafito, Madagascar.
Construcción de una escuela en Ankidafito, Madagascar.
S. E.

Colectivos de migrantes de África subsahariana que residen en Huesca han hecho realidad algunos de los proyectos con los que soñaban en su país desde la distancia. A su lado está CCONG Ayuda al Desarrollo, entidad que trabaja desde 2012 en cooperación internacional, y es la única ONG oscense que ha apostado por el codesarrollo como línea de trabajo. 

Ana Fuertes, Gestora de la delegación de CCONG Huesca y responsable de los proyectos de la organización en África del Oeste, explica que el papel de las personas migradas, provenientes de las zonas de intervención, “es fundamental y muy valioso a la hora de identificar y diseñar los proyectos de cooperación”. Destaca que estos migrantes “conocen las necesidades a cubrir, conocen como nadie el terreno. Solamente les falta la formación y los recursos, y ese es el apoyo que desde CCONG Ayuda al Desarrollo les préstamos”.

Desde sus inicios, gracias también al apoyo de diferentes administraciones, empresarios y oscenses, esta entidad ha hecho realidad 16 proyectos de ejecución, que han incluido la construcción de centros de salud, escuelas, granjas de pollos y un horno, y 6 programas, de educación y de salud, como uno de amadrinamiento en escuelas o varias tecnoaulas.

CCONG Ayuda al Desarrollo es una ONGD de ámbito nacional. Solidaria, comprometida, transparente e independiente, esta entidad trabaja desde 2001 para la cooperación con el desarrollo social, económico y humanitario de las zonas más pobres del mundo. Desde la delegación de Huesca se fomenta el codesarrollo en núcleos rurales aislados del África Subsahariana, principalmente en Senegal, Burkina Faso y Guinea Conakry.

'Sueños de codesarrollo'

En el programa “Sueños de codesarrollo” están involucrados varios colectivos y asociaciones de migrantes de África subsahariana que residen en Huesca y que tienen fuerte arraigo con sus poblados de origen. Desde su afán por ser solidarios, contribuyen a promover y fomentar ese derecho al desarrollo, “que debería ser igual para cualquier persona, independientemente del lugar donde le haya tocado nacer”, ha planteado Ana Fuertes. Así, “Sueños de codesarrollo” vincula voluntariado, inmigración y cooperación al desarrollo “en una fórmula que busca optimizar las aportaciones de los inmigrantes hacia sus poblados de origen, y también hacia Huesca como lugar de acogida”, ha explicado.

A través de jornadas, talleres, y otras acciones formativas, se proporciona a los migrantes  la formación y los conocimientos necesarios, imprescindibles, para su participación como agentes en un proceso de codesarrollo.

Pensando en el futuro, Ana Fuertes ha comentado que lo más esperanzador es descubrir cada día nuevos “sueños de codesarrollo” de otras personas y colectivos, que tienen noticias del programa y desean participar en el mismo.

Uno de los objetivos anhelado desde hace algún tiempo por la organización era que el programa pudiera saltar las fronteras de la ciudad de Huesca, para extenderse también a la provincia.

Y parece ser que ese momento ha llegado, siendo Lanaja, en Los Monegros, la primera población que ha mostrado su interés en participar. En Lanaja hay un numeroso colectivo senegalés, que fundamentalmente trabaja en la agricultura, y están muy integrados en la vida de la localidad.

Las personas o colectivos de migrantes que estén interesados en participar en este proyecto, pueden encontrar más información en las páginas de la asociación: www.cconghuesca.es y www.sueñosdecodesarrollo.com.

También hay disponible información actualizada en Facebook, @cconghuesca y @sueñosdecodesarrollo, donde se difunden las distintas actividades y talleres que se llevan a cabo.

El programa “Sueños de Codesarrollo” está cofinanciado por el Ayuntamiento de Huesca y la Diputación Provincial de Huesca. Los talleres formativos se han llevado a cabo hasta la fecha en el Centro Cívico Manuel Benito Moliner, y las actividades de difusión y sensibilización en diversos espacios públicos y privados de la ciudad de Huesca.

De una granja de pollos a un horno o una escuela

Debido a la pandemia, el año pasado, CCONG Huesca no pudo celebrar ningún evento multicultural. Sin embargo, se pudieron completar los proyectos de codesarrollo que estaban previstos para 2020. En concreto, la puesta en marcha de una explotación avícola en Tiékuy, un poblado de Burkina Faso, y dos escuelas en Tawfekh (Senegal) y Namalu (Guinea Conakry).

Además, están en curso varios proyectos, que pese a las circunstancias adversas siguen adelante con éxito: Una escuela en Ankidafito (Madagascar), una instalación de agua potable para consumo y riego en Gorilake (Mauritania), una panadería en Namalu (Guinea) y una segunda explotación avícola en Yabá (Burkina Faso) replicando a la anterior que ha sido un éxito, y que da trabajo ahora mismo a varios jóvenes. Todos ellos son proyectos de codesarrollo, que han sido posibles gracias al esfuerzo de voluntarios como Fatoumata y Mamadou de Guinea, Assane, Khady, Balla y Fama, de Senegal, Ernest de Madagascar, Aisata de Mauritania, Amidou, Marie Florence y Desiré de Burkina Faso, “auténticos facilitadores”, y sin los cuales estos objetivos habrían sido mucho más difíciles.

“Se trata de personas migradas, vecinas de la capital oscense, que han asistido a los talleres formativos, participado en los eventos. Sobre todo, han sido actores y facilitadores imprescindibles en la coordinación de los proyectos desde Huesca, especialmente en esta pandemia que nos han hecho cambiar la forma de trabajar y reinventarnos para poder alcanzar los objetivos”, ha finalizado.

Etiquetas