Huesca

crisis del coronavirus

Margarita del Val: “Las vacunas contra la covid son las más seguras de la historia”

La viróloga, inmunóloga e investigadora del CSIC ha abierto el ciclo sobre pseudociencias de la UIMP

La viróloga, inmunóloga e investigadora Margarita del Val, este miércoles, en el Teatro Olimpia.
La viróloga, inmunóloga e investigadora Margarita del Val, este miércoles, en el Teatro Olimpia.
Verónica Lacasa

Gracias a la vacunación, que en Aragón alcanza al 88,3 por ciento de mayores de 12 años inmunizados, la tesitura ha cambiado muy favorablemente para los vacunados, que han pasado “desde luego a estar en una situación nueva” y con “una percepción muy optimista”. Así definió Margarita del Val, viróloga, inmunóloga e investigadora científica del CSIC, el actual estado de la pandemia de covid para las personas que se han vacunado.

La charla de la investigadora del CSIC y del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa tenía como fin explicar “las realidades de las vacunas frente a la covid-19” y Del Val aseguró que estas fórmulas “son muy seguras, muy eficaces y muy buenas”. “Son las vacunas más seguras de la historia”, proclamó DelVal.

Del Val: "Las vacunas frente a la covid-19 son las más seguras de la historia"

Pese a ello, “no son milagrosas” ni “infalibles”, por lo que emplazó a la población, también a quienes han recibido la pauta completa, a seguir teniendo precaución. “Hay algunos (vacunados) que se infectarán y otros que tendrán una enfermedad grave”, expuso Del Val, pero en una proporción mucho menor que la que había antes de la campaña de vacunación.

Sin embargo, el riesgo personal que afrontan aquellos que no se han vacunado “sigue siendo el mismo que tenían hace seis meses o un año”, agregó Del Val en una entrevista minutos antes de comenzar el curso “Combatiendo las pseudociencias y la infodemia”, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y desarrollado en elTeatro Olimpia.

“Cuando a ellos (los no vacunados) les llegue el virus, que les llegará porque ha venido para quedarse con nosotros, podrán enfermar gravemente igual que les hubiera ocurrido sin vacunas”, manifestó la viróloga e inmunóloga.

Convencida de que el coronavirus acabará afectando a todos -bien por vacunarse, bien por contagiarse naturalmente-, señaló que la inmunidad de grupo de los vacunados no protegerá totalmente a quienes han decidido no inmunizarse. “Quizá ralentice la probabilidad de que les llegue”, afirmó, pero en el otro lado de la balanza se encuentra la posibilidad de que enfermen de covid “de una manera más descontrolada todavía”.

Por estas razones, Del Val pidió repetidamente a los no vacunados que replanteen su postura y que “huyan de los miedos” que puedan tener respecto a las vacunas.

Aludió a los efectos secundarios -un argumento muy usado por los antivacunas- para aseverar que es cierto que los hay, pero también que “son mucho más infrecuentes que con cualquier otra vacuna”.

“Que le tengan miedo al virus y que se vacunen. Que la próxima infección les pille vacunados va a ser la salvación para ellos”, sostuvo.

También evidenció que está “claro” que las farmacéuticas ganan dinero con las vacunas: “Pero prefiero que ganen dinero con algo que me protege que con algo que no tiene ningún valor”.

La confianza en la vacuna, una labor de décadas

Con un porcentaje de pauta completa muy superior al de muchos países europeos “que han recibido el mismo número de vacunas per cápita”, Del Val observó que no se ha llegado a esas tasas por casualidad ni por suerte, sino gracias a “una labor de muchas décadas en la cual hemos ido viendo las eficacias de las vacunas para nuestros niños”.

“Los pediatras -agregó en este sentido- nos han ido transmitiendo mucha confianza en las vacunas y eso que no las veíamos funcionar tan claramente como ahora las hemos visto con la covid”.

Frente a esa “labor continua” y “madurez, responsabilidad y sensatez” de la sociedad española, en otros países del continente “prima más la desconfianza” y la búsqueda de “certezas absolutas que no vamos a encontrar en nada en el mundo”. Ni la ciencia ni el conocimiento aportará certidumbres, admitió, pero “desde luego” menos aún los bulos.

Por otra parte, señaló que la normalidad plena en las relaciones entre países -comercio o turismo, por ejemplo- no se recuperará hasta que la tasa de vacunación no sea alta en todos ellos. Por tanto, proclamó que “tenemos que vacunarles a ellos (a los países pobres) para liberarnos nosotros”, evitando así la “hipervacunación” europea y la carestía casi total en países menos desarrollados. 

Etiquetas