Huesca

HUESCA

La VII Carrera Huesca contra el Cáncer tiñe las calles oscenses de rosa

Un total de 2.500 participantes han dado visibilidad a las personas que sufren esta enfermedad

Participantes instantes previos antes de iniciar la carrera.
Participantes instantes previos antes de iniciar la carrera.
P.S.

Vista la asistencia y el fondo rosa que ha copado los aledaños del Palacio Municipal de Deportes, no se puede calificar de otra forma que de un “éxito rotundo” la VII Carrera Huesca contra el Cáncer. Un total de 2.500 oscenses han participado en la actividad organizada por la Asociación Española Contra el Cáncer  que ha intentado dar visibilidad a las personas que padecen esta enfermedad. Cada media hora en cinco bloques de 500 corredores, para evitar las aglomeraciones, los participantes han ido recorriendo el trayecto alternativo de 2,5 kilómetros diseñado para esta edición, una ruta semiurbana que comenzaba en el Palacio de los Deportes, continuaba por el Cerro de San Jorge y finalmente terminaba en las inmediaciones de El Alcoraz.

Desde los más mayores hasta los más jóvenes, en familia o en pareja, a correr o a marchar, todos han salido con el mismo ímpetu y una camiseta rosa que ha reflejado la importancia de la jornada. Como Montse y Pili, que nunca han fallado a ninguna de las ediciones. Son socias de la Asociación desde hace más de 20 años y, en un día como hoy, no han querido dejar solas a las familias que combaten contra el cáncer.

Este ha sido uno de los principales motivos que ha reunido a los oscenses. Laura y Pilar cuentan con una amiga que está sufriendo la enfermedad. “Hemos venido aquí porque lo está pasando mal y queremos apoyarla”, han remarcado, a la vez que realizaban unos estiramientos algo ortodoxos. “Para andar sí estamos, para correr no sé, menos mal que hay ambulancias”, han indicado esperanzadas.

Los alumnos de una aula del Colegio Pirineos-Pyrénées, con tan solo cuatro años, derrochaban la energía de un seísmo al punto de la mañana. “Seguro que aguantan mejor que nosotros”, indicaban los padres, al tiempo que valoraban la importancia de concienciarlos desde jóvenes en estas luchas. Se les unió una pequeña más, la hija de Iván y Tere, que participan siempre que pueden en estas actividades. “No podemos hacer otra cosa que volcarnos con esta causa”, señalaba esta familia.

Contra la soledad

“Es importante el número de participantes y la donación de la camiseta, pero más aún visibilizar que las personas; niños, hombres y mujeres con cáncer y sus familias, no están solos”, ha subrayado José Manuel Ramón y Cajal, presidente de la Asociación Contra el Cáncer en Huesca, que se estrenaba en la carrera tras año y medio en la presidencia y después de que la pasada edición tuviese que ser cancelada a causa de la covid-19.

Ramón y Cajal quiso destacar que, entre los pacientes con cáncer, hay un 40% de soledad no deseada. Por ello, uno de los objetivos de la carrera es dar visibilidad a la asociación, “que vean que está ahí para ayudarles, igual que la sociedad”, ha completado. Otra de las metas del día ha sido dar a conocer las múltiples actividades que realiza la asociación, además del apoyo constante a las familias y pacientes, “un apoyo moral, físico, monetario, de acompañamiento y de investigación que lo hacemos sin ánimo de lucro y no tiene precio”, ha valorado el presidente.

La ciudad es consciente de ello y el promotor de la carrera, el excapitán del Huesca, Juanjo Camacho, se ha mostrado feliz de ver como los vecinos de Huesca se han volcado. “Había que hacer algo, la gente está muy concienciada con esta enfermedad y siempre responden a la llamada”, ha remarcado. Él mejor que nadie simboliza los valores del deporte y la entrega. “Qué mejor que combinar esta lucha con el deporte y los valores que representa”, concluyó el exfutbolista.

Etiquetas