Huesca

RECLAMACIONES VECINALES

Los barrios de Huesca se sienten olvidados en el presupuesto participativo

Osca XXI critica el recorte y el Ayuntamiento culpa a la covid

Foto de archivo del local social del barrio de María Auxiliadora.
Foto de archivo del local social del barrio de María Auxiliadora.
Pablo Segura

Las asociaciones de los barrios de Huesca se han mostrado decepcionadas con la asignación marcada en los presupuestos participativos refrendados por el Ayuntamiento, que inicialmente reflejaban 65.000 euros y finalmente han caído hasta los 60.000. Una cantidad “irrisoria” para los barrios, señalan desde la Federación Osca XXI, y nada comparable a lo concedido dos años atrás, cuando se llegó a los 165.000 euros. Se muestran enormemente “decepcionados” y sin la posibilidad de sacar proyectos adelante en beneficio de la ciudad.

El miércoles 13, en la celebración del Consejo Ciudadano, se decidió la asignación después de que fuese suprimida en el año 2020 debido a los efectos de la pandemia. Una decisión “justificada”, remarca el presidente de la Federación, Javier Moreno, porque era más importante derivarlo a otras causas sociales. Ahora las asociaciones vecinales también están pasando por un momento difícil y están realizando una labor por la sociedad oscense que “no se está viendo recompensada”, indica el presidente.

“No se han leído el documento”

El descontento crece aún más cuando las asociaciones advirtieron que la hoja de ruta presupuestada en el último Consejo Ciudadano que contenía diferentes propuestas de actividades y proyectos, tales como arreglar un contenedor soterrado, un punto de luz, una fuente o una calle, no estaba registrada en el nuevo importe. “Nos aseguraron que los técnicos valorarían económicamente las cantidades y los proyectos que pudiesen realizarse. Ni siquiera se han leído el documento y así no van a conocer los problemas de los vecindarios”, subrayó Moreno.

Desde el Ayuntamiento advierten que la reducción de la asignación de este año en presupuestos participativos responde a la necesidad de reajustar de manera generalizada dotaciones y presupuestos con motivo de las necesidades extraordinarias de la crisis sanitaria de la covid-19. Asumen que la vuelta a la normalidad conllevará tratar de restablecer las condiciones “prepandémicas” en distintas áreas y cuestiones, y esta sería una de ellas.

Pero a su vez, el Consistorio mantiene que los presupuestos participativos deben ser proyectos de ciudad y ceñirse al interés general. Lamentan que el Consejo Ciudadano deje de ser efectivo en el momento en que las propuestas y su presentación incurren en incoherencias de forma o, directamente, rivalizan entre los miembros que representan a cada entidad asociativa, sin que haya voluntad de acuerdos entre ellos mismos. 

Etiquetas