Huesca

HUESCA

Spagyria finaliza con una crema 100 % sostenible y con "perspectiva social"

En este proyecto transfronterizo colaboran diferentes instituciones de Huesca, Pamplona y Francia 

Imagen final de las cremas de Spagyria.
Imagen final de las cremas de Spagyria.
Verónica Lacasa

El proyecto transfronterizo Spagyria ha realizado este miércoles el acto de clausura en España con la presentación de la crema que han realizado en estos cuatro últimos años con ingredientes cien por cien neutrales y con sello de certificación ecológica.

De la mano de Valentia, la finca de Elkarkide (situada en Navarra), los Jardines del Girou (con sede en Haute-Garonne, Francia), el Ayuntamiento de Huesca, el Ayuntamiento de Pamplona, la Universidad de Zaragoza y el centro de investigación clínica Medes, que se encuentra en Toulouse, este proyecto ha desarrollado un procedimiento completo que abarca desde el cultivo de plantas aromáticas hasta la fabricación de una crema que es “completamente sostenible, saludable y ecológica”, ha reconocido Miguel Ángel López, gerente de Valentia.

Acto de clausura en Huesca del proyecto transfronterizo Spagyria.
Acto de clausura en Huesca del proyecto transfronterizo Spagyria.
Verónica Lacasa

Y es que, este procedimiento incluye la extracción de productos antioxidantes de las plantas usando tecnologías innovadoras, pero siempre sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Además, gracias a esta iniciativa se ha dado trabajo a través de los tres centros especiales de empleo que participan en ella, de modo que ha favorecido la inclusión laboral de personas con discapacidad o dificultes de inserción, “mejorando así su calidad de vida”, apuntan.

En este sentido, el centro oscense Valentia ha dado trabajo a “cerca de una veintena de personas”, ha explicado su gerente, quien ha considerado este día como “muy importante” porque han logrado un producto que contará con “un sello para que esta crema pueda ser utilizada en la piel de las personas”, por lo que esta crema tendrá también un trasfondo social puesto que es “natural, solidaria y realizada, en parte, con personas con discapacidad”.

Amador Esparza, de los Jardines del Girou, ha explicado que decidieron participar en Spagyria porque el proyecto “necesitaba una parte francesa”, y en Francia ya contaban con “especialidad en cultivar plantas medicinales”. Por ello, desde el comienzo de esta iniciativa, han querido asociarse con la parte española “para hacer juntos algo que permita una producción industrial sostenible e integrada con el medio ambiente”.

Por su parte, una de las integrantes del grupo de investigación de la Universidad de Zaragoza, Ana María Maninar, ha explicado que una de las misiones a realizar era “preparar unos ingredientes que fueran cien por cien sostenibles y seguros”. Por ello, y aunque “con algún momento de tensión”, finalmente lograron conseguir la acreditación necesaria por parte dela Sociedad del Medicamento Francés.

Así mismo, la Universidad también ha participado en conocer la determinación de la huella de carbono en todo el proceso, es decir, “cómo de sostenible es el proceso desde que las plantas se cultivan en el campo, posteriormente se procesan, y hasta que se obtienen los ingredientes”, ha dicho la investigadora, quien se sentía “satisfecha” por poder ofrecer un proyecto “bonito, emocionante y con una perspectiva social”.

Luis Felipe, alcalde de Huesca, quien también ha asistido a este acto, ha valorado “de diez” el proyecto Spagyria, puesto que es fruto de un trabajo en el que convive el trabajo colaborativo entre instituciones, las entidades sociales, la financiación europea y la investigación e innovación. “Pero el valor añadido de este proyecto son las personas que participan con su trabajo”, ha sentenciado.

Etiquetas