Huesca

conferencia

La atención a la celiaquía se consensua en Huesca

Una dolencia "de mil caras" con muchos casos ocultos

Miguel Montoro, a la izquierda, presidente de la SEEC y médico del Hospital San Jorge.
Miguel Montoro, a la izquierda, presidente de la SEEC y médico del Hospital San Jorge.
Pablo Segura

Alrededor de una de cada cien personas tiene celiaquía en España, pero el 70 por ciento de los enfermos no están diagnosticados. Para minimizar este infradiagnóstico, y también para mejorar el tratamiento y el seguimiento de dicha enfermedad, este viernes hubo en Huesca una conferencia para consensuar el tratamiento de esta dolencia, organizada por la Sociedad Española de Enfermedad Celiaca (SEEC) en colaboración con la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Universitario San Jorge de Huesca, y con participación de médicos, científicos y asociaciones de pacientes de todo el país.

Miguel Montoro, de la citada unidad y presidente de la SEEC desde hace tres años, señaló que diagnosticar celiaquía es bastante complejo porque los síntomas de la enfermedad -además de la ya ampliamente conocida hiperreacción al gluten- pueden ser muy distintos de uno a otro caso. “Es la enfermedad de las mil caras”, aseveró Montoro.

Los patrones de la celiaquía son “distintos” también entre niños y adultos. Los primeros suelen sufrir retraso en el crecimiento, trastornos digestivos -“predominantemente diarrea, mala absorción de nutrientes, pérdida de peso...”-, deterioro general y cansancio.

Este es el perfil “más clásico” de la enfermedad, pero entre los adultos los síntomas son “más atípicos” y “pueden pasar por intestino irritable”. La falta de hierro, la osteoporosis -con “huesos más frágiles y vulnerables a las caídas”- y los cuadros neurológicos -“falta de concentración o pérdida de memoria”- también son manifestaciones de la dolencia.

Toda esta gama de síntomas diferentes lleva a que, “a veces, lo último en lo que se piensa” es en la celiaquía, lo que contribuye al infradiagnóstico de la enfermedad. Encontrarse con un médico “experto” en la dolencia incrementa las posibilidades de diagnosticar tempranamente la celiaquía. “Los síntomas pueden pasar desapercibidos durante muchos años. Siguiendo un protocolo se detectan”, expresó Montoro.

Y ese es uno de los objetivos principales de la “conferencia de consenso” de este viernes. Tras la misma, Montoro expuso que la finalidad es acordar y validar una serie de estándares de calidad asistencial para, en un futuro, lograr la certificación de unidades asistenciales expertas en tratar de manera integral (diagnóstico, tratamiento y seguimiento) a estos pacientes, ya sean niños o adultos.

La conferencia fue presencial y participaron médicos, científicos, dietistas, nutricionistas y representantes de las asociaciones de pacientes más importantes del país. Los contenidos de la conferencia se han ido avanzando desde hace meses de manera telemática, pero este viernes era el turno de buscar el consenso en un encuentro presencial, señaló Montoro.

Así, los participantes acordaron desarrollar numerosos protocolos en áreas diversas (como el equipamiento que deben tener los hospitales o los procesos asistenciales). Y para favorecer el trabajo de los médicos contra la celiaquía, esos documentos se colgarán en una web para mejorar los diagnósticos, tratamientos y seguimientos de los celiacos.

Los diagnósticos se multiplican por 4

Aunque siete de cada diez celiacos siguen sin estar diagnosticados, en los últimos años se ha avanzado mucho en la detección de casos. No en vano, el número de diagnósticos en España se ha multiplicado por 4 desde que el Ministerio de Sanidad aprobó en 2008 un protocolo de diagnóstico en cuyo desarrollo tuvo un relevante papel el Hospital San Jorge de Huesca. El documento se actualizó una década después y sigue en vigor hoy.

“Nos ha interesado mucho este tema”, dice el médico del hospital oscense sobre la implicación contra la celiaquía que hay en el ‘San Jorge’, donde hay “una tradición de estudio, diagnóstico y tratamiento” de esta enfermedad.

El protocolo original se actualizó una década después y sigue estando en vigor hoy, relató Montoro.

La celiaquía impide comer trigo, cebada y centeno, así como gluten, muy presente en la industria alimentaria, pero aun así es posible llevar una dieta “nutricional y sana”, ya que un celiaco puede seguir comiendo carnes, verduras, pescados, frutas o huevos. 

Etiquetas