Huesca

HUESCA

La construcción cree que hay suelo suficiente pero que falta “gestionarlo”

Señalan la demora administrativa, poca financiación y el coste de las materias primas como factores para la subida de los precios

El grupo de consumo más inflacionista en tasa interanual este marzo fue el de vivienda (+5 por ciento).
El grupo de consumo más inflacionista en tasa interanual este marzo fue el de vivienda (+5 por ciento).
Pablo Segura

Tras “tocar fondo” nuevamente el año pasado por la pandemia de coronavirus, el sector de la construcción e inmobiliario en el Alto Aragón está recuperando las cifras previas a la pandemia, pero no así en Huesca ciudad.

El año pasado, el nuevo bache en el sector -por causas ajenas, la covid- se ha remontado de manera rápida, como en buena parte los sectores, pero la necesidad de vivienda sigue siendo una realidad en la capital altoaragonesa, donde a las pocas viviendas que hay en el mercado, se suman los altos precios de muchas de ellas.

Javier Caudillo, gerente de Pirineos Casa, ha señalado que la evolución del sector en los últimos meses está siendo buena y que “el bache” causado por la covid “se está superando con el tirón de los últimos trimestres”. “Cuando salimos del confinamiento, la gente tenía ganas de comprar”, ha expuesto sobre una crisis puntual y que “no ha afectado como la de 2007”, cuando tuvieron que pasar muchos años para que el sector se recuperase.

Sin embargo, el mercado tiene un problema de oferta con muy pocas viviendas para vender en la ciudad. Caudillo ha señalado que se lleva “muchos años con muy poca vivienda nueva”, que llega “pero despacio”. A su juicio, el “hándicap” en la capital no es tanto la falta de suelo, que hay “y mucho”, sino su gestión.

Eso hace que el suelo disponible en la práctica sea “muy escaso” y se encarezca. Unido a un incremento “desbocado” y “exponencial” en los costes de construcción en el último medio año -ejecución, licencias, impuestos, código técnico de edificación, los derivados de los problemas de suministros...-, agrava el serio problema ya existente de acceso a la vivienda para personas con sueldos medios o bajos.

Manuela Pastor, gerente de la Federación de Asociaciones de la Construcción (FAC), ha indicado que el alto precio “está condicionado a una serie de factores, como la actualización del código técnico, la repercusión del suelo, la demora administrativa, la subida de materias primas, la nula financiación al promotor...”.

La representante de la FAC ha reparado además en que el precio de la vivienda de segunda mano “puede ser engañoso”. “Aunque suele ser más económico, después se suelen hacer reformas que incrementan el precio final”. También indicó que las viviendas nuevas tienen materiales más novedosos, eficientes y sostenibles que las usadas.

Los jóvenes

Ya más en general, Caudillo se detuvo en la situación de los jóvenes para señalar la “paradoja” de que “muchos tienen capacidad de pago, porque las hipotecas están a tipos muy bajos, del 1 ó 1,5 por ciento”, pero “no pueden pagar el 20 por ciento de entrada al banco”.

“Empiezan tarde a trabajar y ganan lo que ganan”, ha redundado sobre la dificultad de los jóvenes para poder pagar la entrada, “inasumible para la mayoría si no hay quien le ayude” en alusión a las ayudas de los padres. “Se ve cada día”, ha indicado Caudillo, para quien la solución pasa por que el grueso de las entidades bancarias se sumen a aquellas que ya ofrecen un 90 por ciento o más de hipoteca, reduciendo así la entrada.

Otras zonas

Pastor y Caudillo han considerado que los pasos dados en Harineras son una buena noticia, pero también ambos manifestaron que hace falta desarrollar más suelo -“no hay oferta suficiente para 50.000 habitantes”, ha dicho el gerente de Pirineos Casa-.

La gerente de la Federación de la Construcción ha expuesto que se necesita que el Ayuntamiento desarrolle más suelo, así como una mayor “agilidad administrativa”. “El desarrollo de Harineras será un impulso para la ciudad que se llevará a cabo a lo largo de años , pero es necesario no olvidarse de otras zonas de la ciudad, ya que no todo el mundo quiere el mismo producto ni emplazamiento”, concluyó.

Etiquetas