Huesca

CRISIS DE ABASTECIMIENTO

"El tiempo y precio de materias primas se duplica en 11 meses"

La crisis de abastecimiento afecta a todo el modelo económico oscense con plazos de entrega y precios que se están disparando

Camiones en la provincia. El problema de abastecimiento se agrava por el situación del transporte.
Camiones en la provincia. El problema de abastecimiento se agrava por el situación del transporte.
Pablo Segura

“Lo anunciábamos en enero y está llegando”. El desabastecimiento se sufre de forma más que palpable en las empresas altoaragonesas, afirmó Fernando Luna, presidente de la patronal Ceos-Cepyme, que advirtió de que un problema ya de por sí severo se está “agravando” por la situación del transporte y la amenaza de huelga.

El “quid de la cuestión” se halla en los chips y dónde se fabrican. Con “toda la electrónica funcionando con chips” y una Europa que ya no los fabrica, los pedidos de las empresas del viejo continente quedan relegados a los de compañías asiáticas y estadounidenses. “No somos prioritarios”, evidenció y lamentó al mismo tiempo Luna.

En el sector de la metalurgia, la falta de suministros está afectando directamente a las líneas de producción. Informan que los proveedores están dando plazos de “seis o siete meses”, al tiempo que la previsión de la cartera de pedidos no supera las 16 semanas. “Si a esto le sumamos el encarecimiento en un 40 o 50 por ciento de las materias y la subida de la electricidad, revela una situación realmente complicada”, alertó Rogelio López, secretario general de la Federación de Empresarios del Metal.

El intercambio de componentes como la chapa, el acero o las piezas de ejes utilizadas en vehículos, hace un año era cuestión de 15 días, ahora se extiende hasta el medio año debido a la rotura de stock, lamentó López, subrayando la “inseguridad” que genera en las empresas, ya que “nadie da certezas sobre el precio”. “Capeamos el temporal como podemos, de momento no hay desabastecimiento, pero sí tensiones, retrasos y encarecimiento que acaban pagando los clientes”, sostuvo.

Un claro ejemplo se da en Gaypu y Up Lifting. En la primera de ellas, la materia prima es el acero, “y la hemos adquirido a un precio desorbitado”, aclaró Roberto Garzo, director general de la compañía, por lo que han tenido que hacer aprovisionamiento. Pero en la segunda sociedad referente al montaje de máquinas con motores, transmisiones, hidráulica y electrónica, “la situación es catastrófica”, remarcó Garzo.

“Los proveedores que no dan plazos de siete meses, tienen cerradas sus fábricas porque no tienen material”, avanzó el director general, que se atiene a los datos: En enero de 2021, el kilo de acero rondaba el 0,7 euros, en once meses se ha disparado a 1,2, casi un 70%. En cuestión de tiempos, lo que antes era un plazo de dos meses, ahora son seis. “El año 2022 casi lo damos por perdido y si nos llegan proyectos adicionales a lo planificado, seguramente no se podrán realizar”, apuntó Garzo.

En el mundo agrícola, la situación es “peligrosa” por el desabastecimiento de material verde (frutas y verduras) y de soja, entre otros, afirmó Fernando Luna, que además de presidir Ceos, también es presidente de Asaja.

Luna apuntó al “mal posicionamiento” de la PAC, que “apuesta por lo ecológico y no por la producción”.

Material de stock

En la industria maderera, hasta ahora habían notado el aumento de precios, “pero ya se percibe la falta de suministro”, advirtió Pedro Mainer, representante de la patronal. Se agotan rápidamente medidas del aglomerado hidrófugo y la fibra DM, que forran las paredes y componen los muebles. “La viga laminada estaba a 550 y esta semana ya se ha ido a 1.200”, afirmó Mainer, que opta por el material de stock para planificar el “futuro próximo”, ya que cree que la escasez de material se mantendrá hasta el primer semestre de 2022.

El comercio ha tomado las recomendaciones de los proveedores de “hacer acopio” ante la llegada de las Navidades. Los sectores de electrodomésticos, informática y comestibles han percibido “la falta de cartonaje, la extensión de los plazos de entrega hasta el mes y la escalada de precios”, anticipó la representante patronal Eli Terán, que añade el encarecimiento del transporte.

Tampoco este sector se libra de la crisis logística, fundamentalmente ligada a la actividad de las empresas. El transporte se está viendo imposibilitado para renovar la flota, necesario cada cuatro o cinco años. Pero más aún, apuntó Fernando Oliván, secretario general de la Federación Empresarial del Transporte, se percibe la falta de AdBlue, un aditivo que se incorpora a los vehículos diesel para evitar la emisión de sustancias contaminantes.

Finalmente, el ámbito de la construcción reclama directamente a la Administración una ley de contratos y la necesidad de obra pública para sacar adelante el sector. “Se cierran presupuestos de obra privada a corto plazo porque los precios han subido hasta un 50 %”, indicó Manuela Pastor, gerente de la FAC (Federación de Asociaciones de la Construcción), que vive desde el abril pasado junto al resto de la construcción un panorama “insostenible”, concluyó.

Etiquetas