Huesca

HUESCA

Las cenas de Navidad vuelven pisando fuerte y sin restricciones

Las reservas de empresas, familias y grupos de amigos ocupan servicios de los días 17 y 18

Interior del restaurante Doña Tarberna, ayer durante un servicio de comidas.
Interior del restaurante Doña Tarberna, ayer durante un servicio de comidas.
R.G.

Las tradicionales cenas de Navidad, que no pudieron celebrarse el año pasado debido a las restricciones por la covid-19, regresan este año a los restaurantes de la ciudad de Huesca. Empresas, familias y grupos de amigos ya han reservado parte de los servicios de los días 17 y 18 de diciembre y los hosteleros se muestran “satisfechos”, aunque con incertidumbre con respecto a la situación sanitaria, de la que esperan no dé “pasos atrás”.

El Origen ha preparado tres menús especiales para, “en su mayoría”, ha señalado su gerente, Bea, “grupos de amigos que tienen ganas de juntarse”. Diciembre lo tiene ya “bastante completo”, y como siempre han seguido las normas, “esperan no tener que cancelar”, ha afirmado.

La Capilla ha dispuesto una carta destinada principalmente a las empresas, ya que “están llamando mucho”, incluso algunos días, “ya está lleno”, ha indicado Jesús, su propietario. “Cada día cambia la situación sanitaria, así que no sabemos que puede pasar hasta entonces”, ha completado.

Por su parte, Urbano, gerente de Hervi Huesca, ha señalado que “no pueden dejar de coger el teléfono”, porque la gente “quiere reunirse”. “Algo de miedo tenemos”, ha asumido, pero “las tradiciones tienen que volver como eran antes”.

Estanterías vacías

En Doña Taberna están “casi al completo, tanto comidas como cenas”, ha apuntado su propietario Óscar. Entrantes, menús de marisco y segundos a elegir es su seña de identidad, pero en cuanto a algunos productos más específicos, como pueden ser los licores y ginebras, “tienen las estanterías vacías”, ha remarcado, debido a la falta de abastecimiento de los proveedores. “Esto tiene difícil solución, espero que se resuelva pronto”, ha concluido Óscar.

Para el Asador L’Alifara, la paletilla de cordero, que es su plato estrella, “está al límite”, ha incidido Nicoleta, su gerente, que aguanta la respiración a la espera de que le llegue más producto. “Están las cenas muy animadas, hay familias, empresas y la más grande que tenemos es la de la Guardia Civil”, insistió.

Finalmente, en el Restaurante La Chera lo que más han tenido hasta ahora son cumpleaños. “Especialmente las familias que quieren juntarse después de mucho tiempo”, ha subrayado Reyes, su propietaria, que aún con todo no han podido reunir todavía el 100 por ciento de aforo. En su caso, han percibido que algunos de los pedidos no han podido llegar y han tenido que cambiar algún segundo plato. “Poco a poco vamos saliendo, pero hay que buscar soluciones”, ha zanjado.

Etiquetas