Huesca

INFRAESTRUCTURAS

El primer tramo de la unión de albercas ya tiene nueva imagen

Consta de siete kilómetros donde se han invertido alrededor de 149.000 euros

Representantes del Consistorio, la Diputación Provincial y la empresa adjudicataria visitan las obras.
Representantes del Consistorio, la Diputación Provincial y la empresa adjudicataria visitan las obras.
Rafael Gobantes

La primera fase de las obras del proyecto de unión de las albercas de la ciudad de Huesca ha visto este lunes la luz con la apertura del camino de Valdabra. En él se han invertido 149.000 euros sobre los siete kilómetros de trayecto y tres meses de trabajo con el fin de “comunicar el conjunto de humedales del municipio” y configurar un corredor verde en torno a las Fuentes de Marcelo, la alberca de Cortés, la alberca de Loreto y las balsas de Valdabra, “también para la práctica deportiva de senderismo y ciclismo”, ha dicho el alcalde, Luis Felipe.

“De la unión de las albercas se beneficiarán los vecinos de Huesca, los de los municipios incorporados y los de todos los municipios que se encuentran cerca de la capital oscense. Además, el recorrido será un reclamo turístico que pone en valor nuestros recursos naturales y paisajísticos”, ha añadido.

A continuación, el presupuesto del Ayuntamiento de 2022 contempla una segunda fase para el plan con alrededor de 150.000 euros más recursos propios en relación a los 8 kilómetros que recorren la alberca de Loreto y completar así un camino circular y varios itinerarios radiales.

Esta fase del proyecto cuenta con una aportación de la Diputación Provincial de Huesca, que apuesta por el reto de crear senderos y rutas caminantes. “Seguimos en la búsqueda de ciudades más sostenibles, seguras y saludables”, ha remarcado Roque Vicente, presidente de la Comisión de Desarrollo de la DPH.

Actuación

Durante los primeros pasos de la actuación se ha llevado a cabo una limpieza superficial de todo los alrededores. Tras la misma, en las zonas más complicadas se ha aplicado zahorra artificial “para regularizar el terreno”, ha puntualizado David Ortega, ingeniero de caminos perteneciente a la empresa adjudicataria, Hormigones Grañén.

Una vez realizada esta estabilización, posteriormente sobre todo el trazado se han reportado diez centímetros más de zahorra y se ha actuado en las cunetas para asegurar la evacuación del agua. “La vida de los caminos la quita el agua. Si conseguimos drenarla bien, tenemos sendero para mucho tiempo”, ha avanzado David Ortega, al tiempo que confirmó que se ha señalizado todo el recorrido.

María Rodrigo, concejala del Ayuntamiento de Huesca, ha hecho hincapié en la problemática generada por las lluvias, tanto en los caminos como en las cunetas. Desde el Ayuntamiento han advertido que se realizará un mantenimiento periódico del trazado para conseguir desecarlo de manera satisfactoria y evitar a su vez que el camino se colapse.

De igual manera, la marca del trayecto se ha reforzado por el constante paso de coches, tractores y camiones, “que implican una revisión constante”, ha concluido el ingeniero.

Etiquetas