Huesca

PROTECCIÓN DE LA AVIFAUNA

El tendido eléctrico del vertedero de Fornillos se cambiará por su alta peligrosidad para las aves

Se invertirán un total de 300.000 euros en el trenzado de las líneas

Diego Bayona visita la zona del vertedero de Fornillos
Diego Bayona visita la zona del vertedero de Fornillos
P.S.

El tendido eléctrico de los alrededores del vertedero de Fornillos recibirá en torno a 300.000 euros para las mejoras de la línea eléctrica debido a la alta mortandad entre la avifauna registrada en la zona. La partida entra dentro del inventario de tendidos eléctricos aprobado a inicios del año pasado por parte del Ministerio de Transición Ecológica que presupuesta 5,7 millones de euros para el territorio en un total de 2.144 líneas eléctricas de alta tensión, y que en su conjunto suponen cerca de 6.570 km de recorrido.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, ha visitado este viernes las instalaciones para conocer los trabajos que se llevarán a cabo en una de las líneas y en otra derivación de media tensión, donde las aves colisionan y sufren electrocuciones. “Todo el ámbito entrará dentro de las compensaciones ya que esta zona está dentro de las 60 con mayor prioridad por su incidencia de electrocución”, remarcó Bayona.

Se han visto afectadas especies de buitres, cuervos, gaviotas, milanos... además del águila perdicera, que recibió un trato especial dentro del inventario del Ministerio para proteger esta especie en la región del embalse de Mularroya (Zaragoza). Siendo que predomina también en esta zona, recibirá las medidas compensatorias de corrección de tendidos eléctricos.

Tras las actuaciones realizadas en los años 2006 y 2011, algunos grupos de ecologistas llegaron a plantear la soterración de la línea pero las actuaciones del Gobierno de Aragón, que darán inicio en el año 2022, han optado por el trenzado de las conexiones, que el director general de Medio Natural y Gestión Forestal ha definido como las más “efectivas”.

Paloma Barrachina, responsable de Biodiversidad del Gobierno de Aragón, ha compartido también esta práctica ya que el trenzado permite “proteger el cableado” y no dejarlo “desnudo”, ha asentido. “Cuando un animal toca las dos fases de cableado se produce la electrocución. Al tener un diámetro mayor, las aves no se chocan, y tampoco se electrocutan porque están completamente aislados”, ha añadido la responsable de Biodiversidad de la DGA.

Etiquetas