Huesca

HUESCA

Los trabajadores de Correos en Huesca temen la reconversión del oficio a un modelo "rider"

Los sindicatos anuncian huelgas el 5, 7 y 12 de enero ante un cambio de organización que "conllevará la pérdida de empleos", aseguran

Profesional de Correos realiza un servicio en las calles de la capital oscense.
Profesional de Correos realiza un servicio en las calles de la capital oscense.
Pablo Segura

Los trabajadores de Correos han convocado una huelga los próximos días 5, 7 y 12 de enero para mostrar su desacuerdo ante la instauración del nuevo modelo de organización en las carterías (unidades de reparto) que entrará en vigor a inicios de enero del 2022. Los sindicatos CGT y CCOO advierten que esta transición, modelo que se asemeja a la filial de Correos Express y que ya ha comenzado en regiones como Barbastro o Monzón, implicará la disminución de la plantilla, mayores distancias y modificaciones en las zonas de reparto, ya que “el cartero no estará sujeto a una sección, habrá rotaciones, subcontratación y, finalmente, precarización de los puestos de trabajo”, asume José María Jiménez, representante de CCOO Correos.

“Todo ello nos empujará a un modelo ‘rider’”, continúa el delegado sindical, aduciendo que con este cambio prima el transporte por encima del servicio público postal e impera la flexibilidad y la pérdida de derechos laborales. Aseguran que en dos años se han recortado 7.000 empleos a nivel nacional, pasando de 55.000 a 48.000, pese a las convocatorias para la consolidación de empleo. A su vez indican que el pasado 16 de diciembre, un 75 % de la representación sindical de Correos rechazó el plan presentado la compañía de mensajería.

Por su parte, Correos manifestó a través de un comunicado que la transformación y modernización de la red de reparto y distribución es necesaria para garantizar la calidad del servicio y la estabilidad del empleo. La compañía confirma que el nuevo modelo no supondrá la reducción de puestos de trabajo, que no se pretende el cierre de carterías sino conseguir un reparto más equitativo de la carga de trabajo y que no se va a sustituir a los carteros y carteras por personal de Correos Express.

“Aquí, el pez chico se come al grande”, subraya José María Jiménez, siendo que, de la noche a la mañana, en decenas de carterías, la empresa ha cambiado la organización del servicio, retirando el mobiliario y provocando que los carteros clasifiquen los envíos en el suelo, valoraron desde CCOO.

Revisar el convenio

A pesar de todo, los sindicatos siguen abiertos a negociar. CSIF considera que, inmersos en plena campaña de Navidad, con el aumento considerable de trabajo que ello conlleva, la implantación de este modelo ha sido “precipitada” y que no “es el momento de una huelga”, apunta Jesús Ramos, representante de CSIF Correos Huesca.

Motivo por el cual sí se atiene a la negociación con la empresa, a sentar las bases de un acorde modelo organizativo y a dialogar sobre un nuevo convenio. Desde que se firmase el último hace 10 años, Jesús Ramos asegura que la situación de los trabajadores permanece “paralizada”. Cree que deben valorarse aspectos como los conceptos retributivos y el nuevo proceso organizativo.

“Pero CSIF no va a firmar cualquier cosa”, incidica Ramos, ya que advierten que en las unidades de cartería de las áreas poblacionales, se han establecido grupos de autogestión y el sindicato aprecia la posibilidad de pérdida de puestos de trabajo. “No debemos de precipitarnos, cartas todavía hay y en buen número”, concluye el representante de CSIF.

Etiquetas