Huesca

MERCADO LABORAL

Los resultados de la reforma laboral, contratos indefinidos y empleo temporal

Inmaculada García, profesora de Análisis Económico de Unizar, prevé más contratos indefinidos sin que tenga que bajar necesariamente empleo

Las medidas de prevención, como la mascarilla, siguen siendo imprescindibles entre los trabajadores.
Imagen de un trabajador.
Pablo Segura

Una de las principales novedades de la última reforma laboral es la acotación al máximo de la contratación temporal y, por tanto, el fomento de la indefinida. Siendo este uno de los mayores problemas que sufren los jóvenes en el mundo del trabajo, Inmaculada García, profesora de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, cree que este último cambio en la normativa laboral “se ha hecho en el buen sentido y se pueden esperar buenos resultados” en la reducción del empleo temporal entre los jóvenes.

Desde 2006 a 2021, más del 90 por ciento de los contratos firmados por los jóvenes altoaragoneses de 29 años o menos han sido temporales, según datos del Sepe. El mayor porcentaje se dio en la anterior crisis e incluso durante la recuperación, de 2010 a 2017, superando el 95 % e incluso el 96 %. Desde entonces ha bajado pero mínimamente y entre 2019 y 2021 el porcentaje ha oscilado en torno al 94,5 por ciento.

García cree que “a partir de ahora”, y con esta reforma laboral mediante, “será muy interesante ver cuántos contratos hay y qué tipos de contratos son, para ver si realmente se va a contratar menos o no y qué porcentaje será de indefinidos”.

La profesora de Análisis Económico cree “de esperar” que el grupo que más notará este cambio será el de los jóvenes, con dos puntos y medio porcentuales menos de contratación indefinido que los mayores de 29 años (7,5 por ciento el año pasado).

Admite, por otra parte, que la reforma “puede reducir algo de empleo, pero también aumentarán las cotizaciones sociales y los salarios, que no se dice la contrapartida”.

Y apunta su extrañeza porque los partidos que aprobaron la anterior reforma laboral -2012, con Gobierno del PP- no han respaldado la última: La actual “solo se ha podido llevar a cabo porque se hizo la anterior. Es raro que no haya sido apoyada por los partidos de la reforma anterior porque va en la misma línea”. “No se ha derogado”, aclara sobre la reforma de 2012.

El fomento de la contratación indefinida, dice volviendo a sus efectos en los jóvenes, supone “una mayor protección”, “pero eso -añade- no quiere decir que necesariamente se contrate menos. Habrá que observarlo. Cuando se toma una medida, se saben sus efectos positivos y negativos y habrá que esperar a ver la evolución”.

La población de 16 a 29 años ha bajado

La provincia aún no ha recuperado el máximo de población que llegó a tener en 2010 (226.790 habitantes) y, pese a las ganancias poblacionales de los últimos años, 2021 se cerró con 5.383 altoaragoneses menos que 2010.

Si los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) se desglosan por edades, se observa que la principal causa de pérdida de población se da por lo que está ocurriendo entre jóvenes de 16 a 29 años.

Este segmento de edad ya se empequeñecía antes de la anterior crisis y esos años agravaron el problema, aunque ahora llevamos varios de subida. Pese a ello, en 2010 los jóvenes de 16 a 29 años eran el 15,3 por ciento de la población (34.651) y hoy son el 13,6 (30.059), 4.592 menos. 

Etiquetas