Huesca

sentencia

El juez obliga a retirar del callejero de Huesca a los alcaldes franquistas

El Consistorio también debe eliminar del patio municipal la placa a Franco, Mateo Estaún, José María Lacasa y Mariano Ponz deben cambiar de nombre

Placa que hay en honor al dictador en el patio del Ayuntamiento, al entrar al edificio.
Placa que hay en honor al dictador en el patio del Ayuntamiento, al entrar al edificio.
D.A.

Mateo Estaún Llanas, José María Lacasa y Mariano Ponz ya no formarán parte del callejero de Huesca. El Ayuntamiento tendrá que cambiar los nombres de las calles con denominaciones de estos alcaldes de la dictadura que “fueron personas afectas al franquismo”.

El Concejo cumplirá así la orden dictada por el Juzgado Contencioso Administrativo Único de Huesca, que exige también retirar la placa dedicada a Francisco Franco que todavía luce en el patio del Consistorio. El juez quiere eliminar también el nombre de la plaza Federico Mayo, quien fue capitán del cuartel de Franco durante la Guerra Civil.

La decisión judicial resuelve así la demanda presentada por el Colectivo Ciudadano, la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés Apudepa, la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón ARMHA y personas a título particular.

Para los promotores de la demanda, la sentencia, contra la que cabe recurso, supone “un enorme avance democrático” aunque lamentan que “para hacer cumplir las leyes sea preciso acudir a los tribunales”.

Y pese a este paso, indican que existen otras denominaciones predemocráticas de calles pendientes de un recurso instado ante el Ayuntamiento por estas asociaciones y particulares. Por ejemplo, la plaza de Navarra rinde homenaje al requeté del Tercio de Doña María de las Nieves, que combatió junto al Franco y participó en varios combates de la Guerra Civil entre Huesca y Barbastro, y en Tardienta.

En la demanda, el juez estima los argumentos de los demandantes y analiza “el espíritu y finalidad” de la Ley 14/2018 de Memoria Democrática de Aragón, para anular el acuerdo del Ayuntamiento que desestimó en pleno el recurso que instaba la retirada de la placa y las denominaciones callejeras franquistas.

La placa del patio del Ayuntamiento, señala el fallo, “con el enaltecimiento que implica su dedicatoria, ‘A su excelencia el Caudillo, Huesca agradecida’, infringe el artículo 31.1.a, sin que la Ley exima de su retirada por intentar su contextualización con un cartel adjunto”.

Y para el magistrado, “considerar la placa franquista como documento histórico es perfectamente compatible con su retirada y almacenamiento”.

Respecto a los nombres de alcaldes de la dictadura, considera que vulneran igualmente la Ley dado que “fueron personas afectas al franquismo”. Por su parte, en el caso de Federico Mayo, el hecho de haber sido responsable de la construcción de grupos de viviendas sindicales en el Perpetuo Socorro, argumento presentado por los demandados, “no exime su exclusión del callejero”.

Fuentes de las asociaciones memorialistas consideran por todo ello que “el PSOE del Ayuntamiento, en materia de memoria histórica se ha alineado tenazmente con la derecha negacionista, constituyendo un bloque de poder municipal profundamente intolerante y antidemocrático”. Y apuntan que confían en que la sentencia “cambie el curso de las decisiones”.

Además, recuerdan que está pendiente de resolución el conjunto de alegaciones presentadas para eliminar otras denominaciones del régimen como José Gil Cávez, Pedro Sopena, Castán Tobeñas, Vicente Campo, Ricardo del Arco y Emilio Miravé.

El fallo, con todo, mantiene la resignificación de la plaza de Navarra, Porches de Galicia y calle Rioja como comunidades autónomas, “dado que en modo alguno infringen la Ley”.  

Etiquetas