Huesca

MOVILIDAD

El transporte de viajeros baraja recortar líneas y subir el precio del billete

El actual coste del gasoil, un 40 % superior al que tenía en 2019, y la caída de viajeros golpean con fuerza al sector

Viajeros en la estación Intermodal de Huesca.
Viajeros en la estación Intermodal de Huesca.
Pablo Segura

La subida desorbitada de los carburantes golpea a los servicios de transporte de viajeros, un sector castigado donde algunas de sus líneas regulares registran pérdidas de viajeros del 40 % respecto a 2019.

El director de la División Norte de Avanza, José Ramón Lasierra, explica que comparando diciembre de 2020 con febrero de 2022 el precio del gasoil se ha incrementado en un 40 %, “una auténtica salvajada”.

El acuerdo alcanzado este viernes entre el Gobierno de España y los transportistas, incluidos los servicios de viajeros, no le da demasiada confianza. “Puede ser algo positivo, pero tenemos que estudiarlo en profundidad”, comenta. Concretamente, dicho acuerdo recoge que el Gobierno bonificará a los transportistas con 20 céntimos de euro por litro o kilo de combustible y dará una ayuda directa al sector de 450 millones

En este momento, explica, “todavía no hemos tenido que tomar la decisión de reducir expediciones, de eliminarlas. No lo descartamos, pero por ahora no hemos tomado esta decisión.

Asegura que la empresa está trabajando para ver si acuerda con el Gobierno de Aragón un aumento de las tarifas en las concesiones que tienen en la Comunidad. “Nuestros contratos el problema que tienen es que en casi su totalidad no podemos repercutir el precio. No somos dueños del coste del billete porque está fiscalizado por la administración, bien por el Gobierno de Aragón o el Gobierno Central”, explica. Lo mismo sucede en los contratos que la empresa tiene para servicios de transporte escolar o con algunas fábricas, “porque nos tenemos que sujetar al contrato que tenemos de los precios”.

Por ello, destaca que Avanza “tiene muy difícil trasladar el incremento de los costes a los precios” y recalca que, aunque todavía no se lo ha planteado, no descarta en breve “tener que tomar alguna medida de reducción de expediciones e incluso de abandono de servicios porque esto sea inasumible”.

Además de ese aumento del 40 % del precio del gasoil respecto a diciembre de 2020, comenta que también se ha incrementado en un 50 % el precio de los aceites que requieren estos vehículos para su buen funcionamiento y el ‘abflug’, componentes esenciales para la combustión de los motores.

“Tenemos una escalada de costes que puede hacer peligrar la viabilidad de muchas empresas”, afirma. El director de la División Norte de Avanza reclama que se reduzca el coste de “carburantes, lubricantes y de los componentes que han subido el precio a rebufo de lo que marcan los derivados del petróleo, de los combustibles”.

Por si esto fuera poco, dice, “por desgracia no nos hemos recuperado en cuanto a volumen de viajeros. El mejor de los corredores, las líneas regulares, que podamos tener está por encima del 32 % de caída respecto al año 2019, a datos caso diarios que tenemos”.

En esta línea, explica que el transporte discrecional, los viajes de movilidad no obligada como las escapadas a la playa o las escapadas de amigos, se encuentra “prácticamente desaparecido, salvo alguna punta que se registra en fines de semana concretos. Estamos en menos de la mitad de lo que se hacía en 2019”.

Así, indica que el transporte de viajeros no se encuentra en su mejor momento, ni desde el punto de vista de los costes ni desde el de los viajeros.

Etiquetas