Huesca

Largas filas en gasolineras tras la entrada en vigor del descuento

Los conductores no se conforman con esta rebaja y reclaman la retirada del IVA 

Vehículos esperan en hilera para repostar en una estación de servicio de la capital altoaragonesa.
Vehículos esperan en hilera para repostar en una estación de servicio de la capital altoaragonesa.
Pablo Segura

 “¿Qué esperaban? Viernes y primero de mes, la gente ha venido como si la regalasen”, señalaba este viernes un gasolinero en un punto de venta de combustible de la capital altoaragonesa. En las primeras 24 horas tras la entrada en vigor de la rebaja de 20 céntimos por litro aplicada por el Gobierno Central, prácticamente la totalidad de gasolineras del territorio registraron largas filas de utilitarios y transportistas. Muchos de ellos aseguraron que estaban esperando para beneficiarse del descuento y llenar el depósito.

“¿Qué esperaban? Viernes y primero de mes, la gente ha venido como si la regalasen"

Eso las que abrieron, ya que algunos compañeros “se han visto abocados a cerrar” porque no han podido adelantar la inversión. “Dijeron que a partir del lunes empezaban a devolverlo, pero de esta gente no te puedes creer nada”, aquejaron los propietarios de estaciones de servicio, que sufrieron algunos problemas informáticos y en el sistema de cobro a lo largo de la jornada debido a la saturación de clientes.

La primera oleada llegó a las 06:00 horas. En su mayoría transportistas, que se sorprendieron al ver en el poste el diésel a 1,85 y la gasolina a 1,81 euros.

“Lo lógico sería aplicar el descuento en el panel, no verlo después en el ticket”, remarcó Fernando Usieto, que de dos aprovisionamientos a la semana no baja debido a los desplazamientos.

A las 9:30 aparecieron de nuevo las colas, en este caso ya con más utilitarios. “La rebaja es quitar el IVA, esto es una payasada”, afirmó Antonio Vega desde la fila, mientras Sara Lacasta compartía su misma opinión: “Una barbaridad, yo echo al mes 300 euros para ir y venir de Zaragoza y el sueldo se me va”.

A mediodía y durante toda la tarde, nuevas filas, y los gasolineros empezaban a registraran problemas en el cobro. “Se ha masificado y el sistema no ha aguantado”, lamentó Juan José Cebollero en el punto de abastecimiento del Coso.

A las afueras, el punto de suministro independiente Laboil aseguró con la operadora Proconsi el mantenimiento informático. “El dinero del combustible que hemos comprado previendo subidas está prácticamente perdido”, manifestó Óscar Órdas.

Cierre de 10 estaciones por la informática

Una decena de gasolineras de la provincia cerraba este viernes por problemas en el sistema informático de Repsol, informó Antonio Gallinad, presidente de Aevecar, la asociación del sector. El sistema “se saturó” en las gasolineras abanderadas de esta petrolera -incluso dio algunos fallos de aplicar el doble de bonificación, una diferencia que “pondrán de su bolsillo”- y las afectadas cerraron “porque no tenían control”.

Gallinad apuntó que 10 gasolineras en la provincia “son muchas”, aunque no hubo constancia de cierres por estar en contra de la medida, como inicialmente se daba por hecho. Eso sí, adelantó que si los anticipos del Gobierno no llegan pronto, se barajan medidas como la huelga o cierres.

E incluso a quienes no se les cayó el sistema informática tuvieron problemas con el mismo como cuando alguien pedía factura para desgravar. Al no estar aún preparado, se pedía el email para remitirlas en unos días. “La gente ha sido empática”, afirmó Gallinad.  

Etiquetas