Huesca

aumento de la INFLACIÓN

La luz triplica gastos en hoteles, la restauración y los comercios

El ahorro energético minimiza al máximo el impacto, que se verá reflejado en el precio y la hostelería reclama ayudas para pymes

El Hotel Perdo I ha tenido que acotar la amplitud horaria de la iluminación en sus instalaciones.
El Hotel Perdo I ha tenido que acotar la amplitud horaria de la iluminación en sus instalaciones.
Pablo Segura

La subida de los precios de la luz y del gas no han dejado indiferente a nadie. De hecho, han sido varias las instituciones que recientemente han hecho públicas nuevas medidas de ahorro energético con motivo del encarecimiento de estos servicios.

Sin embargo, hay establecimientos que debido a su actividad no pueden permitirse prescindir ni de la calefacción ni de la luz, puesto que son esenciales para poder desarrollar su trabajo, como son los establecimientos hoteleros “donde se han triplicado los gastos” debido al incremento de las facturas.

“La subida ha sido muy fuerte”, aseguró Carlos Navarro, director del Hotel Pedro I de Huesca, quien resaltó que “están pagando tres veces más” por los gastos derivados de la luz y recordó que este establecimiento lo forman 129 habitaciones, cada una con un minibar, diversos salones y una cocina, “lo que hace que todo ello sume una barbaridad de gasto”.

En cuanto a medidas de control de este gasto energético, Navarro recalcó que “el primer paso pasa por el personal”. “Ellos tienen que ser conscientes del dinero que actualmente se destina para la luz, por lo que cuando terminan en una estancia se encargan de dejar la luz apagada”, del mismo modo, la temperatura de los diferentes espacios también tiene que estar controlada. Además, también se ha acotado la amplitud horaria de la iluminación.

En cuanto a la repercusión del precio final en los clientes, el director del Pedro I consideró que en el caso de que continúe en el tiempo tanto este gasto energético como la subida de precios que llevan sufriendo desde principios de año, “acabará repercutiendo de cara al precio de los clientes”, porque “no quedará más remedio”.

Sin embargo, sí que reconoció que se han visto obligados a subir el precio en la restauración “porque ha subido absolutamente todos los productos y cada compra se multiplica”.

Por su parte, Manuel Solanilla, director del hotel ABBA, explicó que en su caso, “subió el precio a principio de año” por que “todo subía” y de lo contrario, “hubiera sido inviable”. Por lo que actualmente “no puede subir el precio de la habitación, ya que tiene que permanecer estable”.

En cuanto al ahorro energético, el hotel ABBA “lleva varios años intentando aminorar lo máximo posible estos gastos”, en este sentido, Solanilla destacó que tanto la calefacción como el aire acondicionado “están en unos rangos de temperatura normales y está limitado”. Además, todo el hotel es “led” y todas sus luces son programadas “desde hace muchos años”, por lo que cada habitación se apaga cuando el cliente no se encuentra en ellas.

Para Roberto Pac, director del Sancho Abarca, toda esta situación “va a repercutir en todos los precios, tanto de restauración como de hospedaje”, aunque en este establecimiento, de momento se enfrentan a la situación “reajustando los gastos”, para evitar mover los precios, “pero al final tendrá que ser así”, lamentó Pac, que subrayó la situación “tan complicada” que están viviendo y, sobre todo, “porque la contratación está hecha desde hace meses y con unos precios dados que hay que respetarlos”.

Hasta un 40 %

El sector de la hostelería sufre por ambos costados la crisis de suministros y la subida del precio de la luz y del gas. El sector sitúa en torno a un 40 % el aumento de la factura de la luz en las cafeterías, restaurantes y establecimientos de ocio, lo que va directamente a la cuenta de resultados del negocio, ya que llevan “tres cuatro meses sin tocar ningún precio”, señaló el presidente de la Asociación Provincial, Carmelo Bosque.

En la cesta de la compra, el marisco ha subido de 23 euros el kilo a 46, una docena de huevos se ha incrementado 1 euro y el aceite de girasol, producto esencial en la restauración, “a menudo escasea”, apuntó Bosque. Por ello lamentan que la nueva legislación laboral del Gobierno Central “les vuelve a penalizar”. Al mismo tiempo esperan que las ayudas para pymes, al igual que han llegado al transporte y al sector primario, “lleguen a todos los colectivos afectados”, reivindicó el presidente de la Asociación de Hostelería oscense.

Porque todos consumimos electricidad y combustibles, y si hay ayudas, deben ser para todo el mundo”, remarcó Alfonso Piedrafita, propietario de Milar Electrovisión. El establecimiento de venta de electrodomésticos estrenará el próximo mes su nuevo contrato de luz, que estima que también estará cerca de doblar la factura.

En su caso, el aumento de los precios en productos de gama blanca como lavadoras o neveras ha venido predeterminado por los proveedores y fabricantes. “La crisis de los microchips y la escasez de suministros, sumada a la subida de la luz, ha terminado por disparar los precios”, apuntó Piedrafita, que reivindicó apoyo también para los comercios, “porque el IPC no discrimina por barrios”.

En el caso de los gimnasios, Be24fit está iluminado noche y día. La factura de la luz ha subido hasta un 50 % más, a pesar de que tienen sensores de movimiento para bajar las luces de tono, las terrazas están dispuestas para que entre luz natural y las calderas son de bajo consumo. Su visión como centro deportivo ecológico les ha empujado a estudiar con la propiedad la instalación de placas solares. “Estamos en conversaciones y es un proyecto que nos ilusiona porque entra dentro de nuestro modelo de negocio”, dijo Sara, su gestora. Todo a fin de que los socios no lo paguen en su cuota, que inevitablemente se ha incrementado un 3 %. 

Etiquetas