Huesca

ECOS/ DE CERCA

Ana Pérez Adell: "La visita al vertedero y a la planta de reciclaje debería ser obligatoria"

Esta ingeniera de Montes, natural de Logroño (1980), es técnica de Infraestructuras Verdes en el Ayuntamiento de Huesca 

Ana Pérez Adell.
Ana Pérez Adell.
S.E.

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

-La cara sonriente. Soy feliz por naturaleza. (Ríe)

¿Cuál es la excitación que más le irrita?

-Las peleas, el uso de la violencia en general. No lo soporto, me crea un gran malestar y me pone muy mal cuerpo.

¿No es que pisen un jardín?

-También. El vandalismo o los malos usos que afectan al verde urbano son algo terrible. El romper por romper, cuando en realidad estás rompiendo algo que también es tuyo. Es el bien común.

Además de porque dan color a la ciudad, ¿por qué son importantes los jardines?

-En las ciudades, el jardín es necesario por muchos motivos. La principal es la salud de los ciudadanos. El primer parque público se creó en plena revolución industrial, un periodo de expansión de las ciudades. Se construyó para mejorar las condiciones de salud de los que llegaban buscando trabajo, que se organizaban en asentamientos insalubres y desorganizados. Pero además, la infraestructura verde urbana es necesaria porque es el soporte de la vida misma. El capital natural sustenta la economía y hace posible la sociedad. A veces no parecemos conscientes de que todo viene de la naturaleza. Las ciudades del futuro solo pueden ser ‘verdes’.

Ahora que se habla tanto de islas de biodiversidad, ¿tenemos en Huesca? ¿Para qué sirven?

-Sí, las tenemos. Y además hemos sido premiados por ello. Están siendo modelo replicado a nivel nacional. Esto ha venido para quedarse. Nos encontramos en un momento de cambio en el verde de las ciudades. Una evolución desde el clásico jardín a la naturalización urbana. Son importantes porque es donde viven los insectos que nos ayudan a combatir las plagas. También nos ayudan a regular el clima urbano, lo que llamamos la ‘isla de calor’. Nos ayudan en la gestión del agua, a que se absorba y quede guardada en nuestro freático, en lugar de gestionarla como un residuo por las alcantarillas. Pero además nos permiten estar en contacto con la naturaleza, y observar los procesos ecológicos, como por ejemplo el paso de las estaciones. El ser humano está vinculado a la naturaleza, no a la ciudad. Se llama biofilia.

¿El negocio es la negación del ocio o usted se divierte currando?

-Por suerte me divierte. Me gusta lo que hago y me motiva porque creo que es fundamental para el futuro en las ciudades.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

-Yo no sé los demás; pero para mí es fundamental. De hecho, lo pasaba fatal al principio con la mascarilla. Hasta que aprendí a sonreír con la mirada, a poner más énfasis en esa parte de la expresión facial para compensar el horror de su mutilación.

¿Necesitamos más zonas verdes y naturalizar las ciudades para sonreír más?

-Y para relacionarnos mejor y para que baje la delincuencia y para ser más creativos. Hay estudios que demuestran que una infraestructura verde bien planificada tiene esas capacidades y muchas más. Hay una colección de herramientas llamadas Soluciones Basadas en la Naturaleza (SBN) que sirven para construir las ciudades del futuro. Unas ciudades más verdes, menos grises y llenas de beneficios para los ciudadanos. Las Islas de Biodiversidad son un ejemplo de ello.

De todos los espacios verdes de la ciudad ¿cuál le supone mayor reto?

-El Parque San Martín. Estamos llevando a cabo la actualización de ese espacio y está siendo todo un reto. Ahora mismo es el ejemplo de naturalización urbana más potente que tenemos en Huesca, todo un catálogo de SBN.

¿Quién es para usted un galáctico en su admiración?

-Sin duda, Francisco Bergua. Fue una suerte encontrar que él era el funcionario al cargo del verde en esta ciudad cuando llegué. Ha supuesto un gran avance para mi carrera haber trabajado con él. Lo considero mi mentor.

¿Y algún insecto admirable?

-Me flipan las luciérnagas. ¿Cuánto hace que no ves una?

¿La inmigración es una bendición o una necesidad?

-Ni lo uno ni lo otro. Es y punto. Se trata de un fenómeno natural.

Esa mezcla de culturas que se genera con las migraciones, ¿también se ve en las plantas?

-Por supuesto, ha pasado desde los orígenes de la vida en la superficie del planeta. Las condiciones climáticas cambian y las especies tienen que desplazarse para sobrevivir. Ahora con el cambio climático, lo vamos a observar mucho. De ahí la importancia de que haya una buena infraestructura verde, una buena red natural interconectada que permita el movimiento de las especies para encontrar el lugar donde se den las condiciones que requieren. Las que no las encuentran se extinguen.

¿La hipocresía cotiza al alza o a la baja?

-Pues mira si hay algo que ahora me da rabia es el concepto del ‘green washing’. Puedes hacerlo por las razones equivocadas; pero lo importante es hacerlo. Y luego el tema del reciclaje, ¿por qué nos cargan con tanta responsabilidad? Es perverso lo que tenemos que gestionar en nuestras casas si queremos hacerlo bien. No debería producirse nada que no pueda ser reciclado. La visita al vertedero y a la planta de reciclaje debería ser obligatoria, ver las montañas de mierda es la mejor estrategia de concienciación.

¿Poderoso caballero es don dinero?

-Pues me fastidia mucho, las inercias económicas están ralentizando mucho que la sociedad se pueda reorganizar para funcionar de manera más sostenible. Hoy por hoy, sabemos cómo hacerlo; pero no lo conseguimos. Es muy frustrante para los que somos conscientes de la crisis climática, ver cómo la economía y los mercados están lastrando la modernización de la sociedad.

Egoísta, inteligente, preparado y crítico. ¿Es usted un millennial?

-Totalmente.

En esto del deporte, ¿practica o admira?

Practico. Sobre todo en la naturaleza, me recarga las pilas y me inspira. Siempre me sorprende. Son memorias vitales cada una de las experiencias allí fuera.

¿Digital o analógico?

-Ambos, el equilibrio es clave.

¿Sirve de algo lo digital para los espacios verdes?

-De mucho. ¿Sabes que tenemos una app del verde de Huesca? Ves, divulgación, ahora ya lo sabes. (Risas).

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

-La vida, sin duda.

Etiquetas