Huesca

SANIDAD

Las visitas a residencias vuelven a la normalidad

Los centros de servicios sociales recuperan los criterios previos a la covid, respetando las normas de prevención

Tienen la posibilidad de colocarse como trabajadoras en residencias.
Visita en una residencia.
G. A.

Las residencias de mayores ya pueden organizar las visitas a los residentes con los criterios previos a la pandemia, respetando las normas de prevención.

Y es que, los centros de Servicios Sociales especializados de Aragón, al igual que toda la sociedad, recuperan la normalidad de la vida en su interior y su organización, por lo que pueden empezar a gestionar la prestación de servicios, las visitas o los nuevos ingresos (en el caso de las residencias) con los criterios establecidos antes de la llegada de la covid-19.

Esa normalización -observando los criterios de protección y prevención-, es el objetivo que persigue la orden publicada este jueves por el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, tras la entrada en vigor, este miércoles, del Real Decreto del Ministerio de Sanidad que regula el uso de mascarillas en España.

Entre las medidas que más influencia pueden tener en el día a día de las personas que viven en residencias y sus familias, la orden recoge que “las entidades de acción social facilitarán las visitas de familiares, allegados o personas de referencia, organizándolas según las normas internas previas a la pandemia”. Lógicamente, tal y como informó el Gobierno de Aragón, estas visitas deben realizarse atendiendo las normas de seguridad e higiene vigentes (lavado de manos y uso de mascarillas) y siempre que no se tengan síntomas compatibles con el coronavirus. Además, las entidades de acción social podrán admitir nuevos ingresos según las normas internas que se aplicaban con anterioridad a la pandemia, siempre que no este suspendida la admisión de nuevos ingresos por haberse declarado abierto brote epidémico por coronavirus.

En esta línea, las salidas de los residentes –con y sin pernocta- se realizarán según las normas internas previas a la covid-19 y también aquí “se apela al compromiso y la responsabilidad de los familiares y allegados para cumplir con unos requisitos mínimos cuando el residente acuda a un domicilio particular”.

Entre ellos, el uso responsable de mascarilla en determinadas reuniones familiares, que ningún miembro del núcleo familiar presente síntomas o tener la precaución de acudir con la persona residente a espacios de aglomeración.

Trabajadores del centro y visitantes, con mascarilla

Otra de las cuestiones destacadas en la orden es que “el uso de mascarilla en centros de servicios sociales especializados no será exigible a los usuarios”, ni en las residencias ni en los centros de naturaleza no residencial, si bien sí deberán usarla obligatoriamente los trabajadores y los visitantes. Dentro de este tipo de centros no residenciales figuran –por ejemplo- los de día, los ocupacionales o los hogares de mayores.

Todas estas medidas deben estar enmarcadas en el cumplimiento de las normas de prevención e higiene dictadas por las autoridades sanitarias como la vigilancia de casos activos, el uso de mascarillas cuando esté contemplado o la formación de unidades convivenciales estables.

Etiquetas