Huesca

TURISMO

Las agencias de viaje en Huesca confían en disparar su actividad durante el verano

El sector espera una buena temporada, aunque muestra cierta cautela

Los clientes se animan a buscar viajes largos, sobre todo hacia la parte occidental.
Los clientes se animan a buscar viajes largos, sobre todo hacia la parte occidental.
David Andrés

Las agencias de viajes confían en que el verano dispare las reservas en el sector. Los oscenses muestran ya cierto interés por salir de la ciudad y todo apunta a que la temporada estival hará salir a flote a estos negocios que llevan más de dos años en la cuerda floja.

Claro que antes deben sortear las muchas piedras que se topan en el camino. Y es que, cuando las agencias de viajes empezaban a ver algo de luz con el fin de las restricciones en España, la guerra de Ucrania o la subida del precio de los carburantes y de la inflación en general les han hecho ponerse en guardia de nuevo.

En este contexto de incertidumbre, los oscenses están expectantes, a ver qué pasa, pero ya han comenzado a mirar y a reservar sus viajes de cara al verano. Las escapadas de primavera por unos días también van a más y las agencias de viajes esperan volver a respirar. Todo indica a una mejoría en el sector, aunque de momento tampoco es para echar cohetes, según indican desde algunos de estos establecimientos de la ciudad de Huesca.

Pase lo que pase, muchos altoaragoneses se están liando ya la manta a la cabeza y piensan en hacer las maletas en busca de un destino en el que desconectar en sus vacaciones de verano.

Ana Rosa Berga, de Viajes Carrefour, comenta que “la gente se está animando y ha comenzado a mirar viajes bastante largos, sobre todo hacia la parte occidental, a todo lo que es Estados Unidos, Canadá y Suramérica, huyendo de la parte conflictiva de Ucrania”.

Asegura que “las cosas se están animando”, pero advierte de que aunque en España se han acabado las restricciones, para volar sigue habiendo muchos requisitos. Y aunque “poco a poco se van quitando” se refiere en esta línea a formularios o pruebas PCR, “es algo que todavía está muy instaurado y hay que tener cuidado a la hora de elegir un destino e informarse bien”.

Las agencias de viajes, apunta, informan al cliente de todos los requisitos y papeles, “que lamentablemente son muchos todavía”, recalca.

Pese a todas esta trabas las reservas van repuntando de cara al verano, “es que si esto no mejora ya, nos cortamos las venas. Se nota esta mejoría poquito a poco, pero la gente aún es algo reacia a reservar. Van mirando porque tiene unas ganas locas de viajar, pero cuesta un poquito que reserven”.

Los destinos más demandados en su agencia de viajes son Costa Rica, Argentina, Mexico, Cuba y República Dominicana, Los oscenses que deciden viajar también eligen en su mayoría Baleares o Canarias y también circuitos por España en autobús. “Parece que da un poco de reparo ir por Europa por esa cercanía a Ucrania. Y para África y Asia, donde están mucho más restrictivos en cuanto a requisitos sanitarios, no se están solicitando viajes”, explica.

Los países que ponen más trabas y requisitos son Nicaragua, donde hay que enviar la PCR negativa 36 horas antes de la salida del vuelo, y Honduras.

Las perspectivas de cara al verano son al menos, mejores que las del año pasado, “pero que sean buenas no se puede decir y seguimos con mucho trabajo extra a la hora de reservar los viajes. Hay que tener muchísimo cuidado en la documentación y los formularios sobre vacunas. Todo esto genera mucho estrés, tanto a nosotros como a los clientes”, apunta. Pese a todo, afirma que el sector “va mejorando”.

Una agente de Azul Marino Viajes también se muestra positiva. “El verano está empezando a despertar y la gente empieza a preguntar ya por viajes estivales, tanto internacional como nacional”, plantea.

Este movimiento, expone, es necesario, “pero hace falta mucho más, todavía no están las reservas a niveles de años previos a la covid a estas alturas. Esto no tiene nada que ver con abril de 2019, queda mucho por recuperar”. Y recalca que “todo está remontando” y que “ahora se lleva mucho el ‘me voy dentro de dos días’”.

Los destinos que más le solicitan los oscenses son Marrakech e islas como Canarias, Baleares, “que no fallan nunca”. También hay quienes se decantan por viajar a Israel y Sudamérica.

Miriam Lacasa, de Modo Viaje, también pone de manifiesto que “vuelve a haber movimiento”. Febrero, dice, fue bastante bien tanto de cara a la Semana Santa como para el verano. “Los clientes se empezaron a mover, llegó la guerra en Ucrania y hubo un pequeño parón y ahora estamos más o menos en el modo de que la gente comienza a mirar y a reservar para el verano”, expone.

Plantea que todavía “habrá que esperar un poquito para ver cómo va la cosa. Depende de a qué destinos hay cierto reparo y nos encontramos a la expectativa. Todavía no estamos como antes de la pandemia pero la cosa ya se mueve. La gente tiene ya muchas ganas de salir”.

En esta agencia de viajes se solicita mucho la Europa mediterránea, especialmente Francia e Italia y que “hacia el norte la gente tiene cierto reparo”. También se solicita el norte de África, especialmente Egipto, “que está teniendo este año mucho éxito”, y Turquía, “que también se mueve bastante”. Su sector, dice, es “muy vulnerable”, por lo que las agencias de viajes van con pies de plomo. “Después de los dos años que hemos pasado por la pandemia tenemos que ir con un poco de cuidado. Estamos recelosos porque la gente ha pasado mucho miedo, todavía no está al 100% segura de querer salir y no sabemos qué va a pasar”, manifiesta.

Por su parte, Mariví Lacasa, directora de la oficina de Halcón Viajes en Huesca, afirma que las reservas han subido bastante y que el sector se va recuperando poco a poco. “Lo que más se pide son largas distancias, que ha sido lo que ha estado un poquito vetado hasta ahora. Por ejemplo Estados Unidos, Asia, Islandia o Nepal”, enumera.

Los trámites necesarios para viajar a otros países “como ya vivimos con ello desde hace dos años y lo tenemos absolutamente interiorizado, ahora casi lo consideramos parte de nuestra propia seguridad personal en cuestión de salud y también de la de nuestros clientes”.

En su opinión, “si no viene otra noticia de estas bomba” en alusión a una nueva ola de contagios, se puede decir que el verano activará el sector de las agencias de viajes. “Todo apunta a que podría ser una buena temporada. La Semana Santa ha sido muy buena, abril huele ya a verano y la gente se va animando”, indica.

Asegura que no tiene “ningún interés” en volver la vista atrás, dado lo mal que lo ha pasado su sector y se muestra optimista ante un repunte de reservas “considerable”. 

Etiquetas