Huesca

FUERZAS ARMADAS

Primer acto en el cuartel Sancho Ramírez con la Hermandad de Veteranos

Autoridades militares, eclesiásticas y civiles celebraron San Hermenegildo

Homenaje a los que dieron su vida por España en el patio de armas del Sancho Ramírez.
Homenaje a los que dieron su vida por España en el patio de armas del Sancho Ramírez.
Pablo Segura

Sonó de nuevo la música militar y desfilaron los batallones en el patio de armas del cuartel Sancho Ramírez ante el general jefe de la División Castillejos, Carlos Melero, y el presidente de la delegación en Huesca de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, el coronel Jaime Marqueta, en el acto de celebración de la Festividad de San Hermenegildo, patrón de la citada entidad. Pero, sobre todo, desfilaron delante de decenas de personas que asistieron al primer acto con público que se celebraba tras el inicio de la pandemia. La emoción se sintió desde el primer momento, pero especialmente en la entrega de distinciones y en el posterior homenaje a los caídos.

Desde la reapertura del cuartel Sancho Ramírez, apenas se ha celebrado un reducido acto de presentación del Cuartel General en febrero del pasado año, así como la toma de posesión del general en agosto de 2020. Por ello, el jueves fue un día grande en un acuartelamiento al que algunos de los presentes entraban por primera vez desde su reapertura. Entre los veteranos y sus familias, se escuchaban comentarios de quienes habitaron en su interior en tiempos pasados y se alegraban de volver a verlo con actividad. Ahora, hay 580 militares destinados entre todas las unidades.

La jornada comenzó con la misa de acción de gracias, que presidió el obispo de Huesca y Jaca, Julián Ruiz Martorell. Después, Carlos Melero, el general de Castillejos, único cuartel general desplegable del Ejército de Tierra, dio la bienvenida a los presentes al acto, al que se refirió como el primero de “puertas abiertas” desde el inicio de la pandemia. “Enhorabuena por el trabajo que realizan, para nosotros siempre han sido un referente en el ejercicio de la defensa”, aseguró en alusión a los miembros de la Hermandad.

Un momento de la ceremonia

Entre las autoridades militares, se encontraba el subdelegado de Defensa en Huesca, Rafael Matilla. El alcalde de Huesca, Luis Felipe; la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar; la senadora Ana Alós; el presidente de La Hoya, Jesús Alfaro, y los concejales Ramón Lasaosa, José Miguel Veintemilla, José Luis Cadena y Antonio Laborda asistieron al acto, igual que otros agentes sociales invitados. Aunque la festividad es el 13 de abril, se pospuso por la Semana Santa y después la División Castillejos desarrolló maniobras en San Gregorio, de ahí que se fijara la fecha para el 5 de mayo, tras dos años sin poder organizarse el acto.

Tras la celebración de la eucaristía, se entregaron las distinciones. Por un lado, se nombró socio de honor al obispo Julián Ruiz y se concedieron medallas a un guardia civil y al Regimiento de Infantería y Cazadores de Alta Montaña Galicia 64, con sede en Jaca. Uno de los momentos más emotivos fue la distinción a la socia Carmen Coarasa, que no se lo esperaba. Además, se entregaron diplomas.

Después, tuvo lugar el homenaje a los que dieron su vida por España mientras sonaba la canción de ‘La muerte no es el final’. Todo ello en medio de una parada militar que permitió volver a ver la actividad en el patio de armas como hacía tiempo que no se disfrutaba. Mientras tanto, las puertas del cuartel, como de costumbre, estaban abiertas de par en par, para que la ciudadanía vea el trabajo que se desarrolla en el interior.

Etiquetas