Huesca

fuerzas armadas

Huesca calienta motores para el Día de las Fuerzas Armadas

Intervenciones en diversas calles ponen a punto el recorrido del desfile

Julio César Presencio y Rafael Matilla, ayer en la inauguración de la muestra ‘Enredado en mi cabeza’.
Julio César Presencio y Rafael Matilla, ayer en la inauguración de la muestra ‘Enredado en mi cabeza’.
Verónica Lacasa.

La ciudad de Huesca calienta motores de cara al próximo 28 de mayo, cuando tras dos años de espera acogerá, por fin, la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. Sus Majestades los Reyes de España presidirán esta parada militar en la que participarán más de 2.000 personas, unas 60 aeronaves y 160 vehículos mecanizados.

La capital oscense quiere que el desfile luzca como nunca y ya se han realizado diversas actuaciones en algunas de las calles que componen el recorrido. Cabe recordar que el desfile partirá desde la calle Santo Cristo de los Milagros, continuará por la avenida de la Paz y Juan XXIII y finalizará tras recorrer la avenida Martínez de Velasco, al llegar al Hospital Universitario San Jorge.

Para que todo salga perfecto se han llevado a cabo varias reuniones desde las que se ha organizado hasta el más mínimo detalle. Con este objetivo han visitado la ciudad representantes del Ministerio de Defensa y del Cuartel General de la División Castillejos, que es el que está cuidando cada aspecto. También ha habido encuentros con el Ayuntamiento de Huesca y con las Fuerzas de Seguridad del Estado, que velarán por la seguridad.

La inauguración ayer de la exposición ‘Enredado en mi cabeza’ fue el primero de una serie de actos que la Subdelegación de Defensa en Huesca ha organizado con motivo de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas en la ciudad. Además, el próximo 23 de mayo se abrirá al público en el Palacio de Congresos una muestra sobre el médico oscense militar Fidel Pagés Miravé, inventor de la anestesia epidural. Esta exposición compartirá espacio con la propuesta “40 años de permanencia en la Otan”, abiertas ambas hasta finales de este mes. Asimismo, en las jornadas del 26 y del 27 de mayo tendrán lugar una alta participación de militares en actividades musicales, ecuestres y en una gran exposición.

Los asistentes atendieron muy atentos a las explicaciones sobre las piezas.
Los asistentes atendieron muy atentos a las explicaciones sobre las piezas.
Verónica Lacasa.

El coronel Rafael Matilla, subdelegado de Defensa en Huesca, detalló ayer que la organización de la parada militar está “toda en marcha” y ya solo queda que el Ministerio de Defensa ofrezca una rueda de prensa en la ciudad para que cuente cómo va a discurrir esta jornada de gala.

Rafael Matilla explicó que se ha intervenido en algunas calles porque “era necesario modificar isletas y algunos cables para que no haya ningún accidente al paso de militares y vehículos. Las unidades tomaron nota y el Ayuntamiento de Huesca lo está corrigiendo”.

Del morrión de granaderos a la gorra de la Legión

Autoridades civiles y militares asistieron ayer a la inauguración de la exposición ‘Enredado en mi cabeza’, organizada por la Subdelegación de Defensa de Huesca con la colaboración de la Fundación Ibercaja.

La muestra está compuesta por unas 200 piezas que componen una colección personal del teniente en la reserva Julio César Presencio, quien a través de gorras, boinas, viseras y sombreros guió a los asistentes por todas las Unidades de las Fuerzas Armadas.

Más de 100.000 personas han disfrutado ya de esta exposición que ha circulado por diferentes ciudades de España, en todas ellas “con éxito de público”, apuntó el coronel Matilla.

La exposición “Enredado en mi cabeza” incluye además uniformes actuales, otros históricos y diferentes objetos que tienen en sí mismos un significado especial, puntualizó el subdelegado de Defensa en Huesca.

El coronel Matilla agradeció el “apoyo” y “empeño” del Ayuntamiento de Huesca y del Centro Ibercaja y definió está muestra como “muy rigurosa y de una gran profesionalidad”.

A continuación, Julio César Presencio presentó algunas de sus piezas favoritas al público asistente. Se refirió por ejemplo al ‘morrión de granaderos’. Los granaderos, nacidos en Francia en 1667, eran los soldados encargados de manejar las granadas. Usaban un gorro alto de piel llamado morrión, que según los reglamentos debía ser de oso.

También mostró la gorra de faena de las patrullas de tiro de la Legión o el chambergo, cuyo nombre procede del mariscal Fraderick Duque de Schomberg (1615-1690). Este militar francés causó sensación al llegar a España con su llamativo sombrero. Su nombre se españolizó y Schomberg se pronunció ‘chamberg’, y de ahí la palabra chambergo. Los visitantes que se acerquen al Centro Ibercaja Huesca podrán conocer estas y otras curiosidades a través de paneles explicativos que revelan también la historia del gorro isabelino, el tarbuch de Regulares, las gorras montañeras, las gorras de plato, el gorro Lepanto o el tricornio, entre otras muchas más.

La exposición “Enredado en mi cabeza” se puede visitar hasta el 30 de mayo, en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 21:00 horas, de lunes a sábado. 

Etiquetas