Huesca

HUESCA

La violencia vicaria "ahora tiene más visibilidad"

El Colectivo Feminista de Huesca ha organizado este viernes una charla donde ha quedado claro que "este tipo de violencia siempre ha existido"

De izquierda a derecha, Altamira Gonzalo, Charo Ochoa, del Colectivo y Esther Ruiz.
De izquierda a derecha, Altamira Gonzalo, Charo Ochoa, del Colectivo y Esther Ruiz.
Verónica Lacasa

“La violencia vicaria siempre ha existido, la única diferencia que hay actualmente es que se le ha puesto nombre”. En esto han coincidido  Altamira Gonzalo, jurista feminista y vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis y Esther Ruiz, enfermera especialista en psiquiatría y fundadora de la plataforma Luna, este viernes en la charla que ha organizado el Colectivo Feminista de Huesca llamada “Violencia vicaria e institucional: dos formas persistentes de violencia de género”.

De este modo, la jurista ha resaltado que, “ahora que se le ha puesto nombre tiene más visibilidad”, pero “ha existido siempre porque es una forma de hacer sufrir más a la madre a través de hacer daño a sus hijos”.

Un hecho que “va ligado a la violencia institucional”, ha dicho Gonzalo, puesto que es “la que ejercen los poderes del Estado y que consiste en dificultar y negar el ejercicio de los derechos de la madre”. Algo que “en el ámbito del derecho penal se da con cierta frecuencia”.

Además, Gonzalo ha lamentado que en España “no está legislada a nivel estatal, únicamente en la comunidad autónoma de Cataluña”, donde sí legislan y tienen definido qué es la violencia institucional. Pese a ello, ha comentado que, aunque no exista una “norma paraguas” para todo el país, España “sí ha ratificado convenios internacionales para definir esta violencia y que obligan a legislar para que este tipo de violencia de género no tenga lugar”.

Ejemplo de que la violencia vicaria siempre ha existido es la plataforma Luna que, aunque nació en 2009, en 2004 ya existía una plataforma en la que, bajo nombres ficticios “porque el miedo era infinito”, ya se abordaba este tema, explicó Ruiz.

“Siempre se ha hecho daño a la madre a través de sus hijos”, ha denunciado esta enfermera y, aunque lo que más llama la atención son los asesinatos ha recordado que, previo a ello, “ya hay muchos actos y gestos que son violencia vicaria”, como es “la prohibición de que la madre vea a sus hijos, obligarles a vivir con un maltratador o que el tiempo que estén juntos lo haga vigilada”. 

Etiquetas