Huesca

IDIOMAS

Huesca vuelve a hablar en múltiples lenguas de otros países

Grupos de extranjeros se reúnen otra vez en bares para actividades de idiomas

Un grupo de jóvenes durante una de las sesiones en el bar El Pasaje.
Un grupo de jóvenes durante una de las sesiones en el bar El Pasaje.
S. E.

La mascarilla nos dejó mudos. Ahora que comienza a desaparecer, los sonidos regresan a su hábitat natural en calles, plazas, comercios y bares. Estos últimos siempre han sido un lugar de reunión y conversación. En Huesca, antes de la pandemia, algunos dedicaban un día de la semana para el encuentro de extranjeros que viven en la ciudad. Realizaban actividades conjuntas, charlas, monólogos y por un día, en solo unos metros cuadrados, podían oírse en el Alto Aragón lenguas por doquier. De golpe y porrazo la covid lo cortó, pero han regresado.

Los hermanos hispanoirlandeses Alberto y Tadhg Gavigan Imedio arrancaron en 2019. Cada miércoles a las 21:00 en el bar El Pasaje daba comienzo el “Quiz”, competición por grupos que consiste en responder preguntas de diferentes materias: geografía, historia, espectáculos, literatura… En total, cinco rondas de diez preguntas que coronan al campeón. “El Pasaje necesitaba un empujón entre semana y pensamos en cómo nosotros podíamos aportar algo diferente. El Quiz es un juego muy popular en Irlanda y confiamos en que podría enganchar a la gente”, recuerda Alberto Gavigan.

Poco a poco, se empezó a correr la voz y cada miércoles se presentaban en El Pasaje grupos dispares: Estudiantes Erasmus, Au Pairs (persona acogida temporalmente por una familia a cambio de un trabajo) que estaban residiendo en Huesca por tres o cuatro meses, miembros de academias de idiomas, clientes habituales…

Lo que al principio eran unos pocos curiosos, en pocas semanas empezó a reunir a alrededor de siete grupos de cuatro integrantes. “Estaba a petar”, asegura Gavigan, además de reseñar que llegaban de todas las edades e internacionalidades. Desde holandeses a saudíes, pasando por neozelandeses, franceses, ingleses o checos. El hispanoirlandés cuenta que llegaron muchos pilotos libios que estaban en prácticas en el aeropuerto de Huesca a la llamada del Quiz. “A la gente le gusta poner a prueba sus conocimientos. Lo que comienza como un juego acaba siendo muy competitivo y gusta mucho”, señala Gavigan sobre la competición, que aúna a todo tipo de nacionalidades entorno al idioma predominante, el inglés.

Pero tiene pruebas también sobre particularidades de otras lenguas y la combinación del equipo y la riqueza cultural ayuda a sacar las rondas adelante, “Cuatro cabezas piensan mejor que una”, incide Gavigan, que no tuvo elección y frenó la actividad cuando entró la pandemia. Ahora, cada miércoles a las 21:00 horas, han regresado “con mucha fuerza y muchas ganas”, subraya el hispanoirlandés.

Más cerca de casa

Por su parte, el bar Delicaelum ha recuperado los grupos de conversación que se suspendieron en marzo de 2020. En las últimas semanas han realizado la primera toma de contacto con los grupos de inglés e italiano, “que se sientan alrededor de un café para conocerse y poder hablar en otros idiomas”, afirma Miriam Alquézar, propietaria del establecimiento.

Esta actividad echó a andar gracias a una persona que trabaja en el bar y conocía la lengua alemana. Él era el encargado de pensar los temas y crear los diálogos, pero pronto “los propios miembros de los grupos se lanzaron de forma espontánea a conversar”, recuerda Alquézar. Los martes y miércoles durante una hora, las tertulias ayudan a los extranjeros a sentirse en casa por unos momentos. l

Etiquetas