Huesca

CORONAVIRUS

Los sanitarios alertan del repunte de casos y temen estar ya en la octava ola

Ramón Boria, delegado del sindicato Cemsatse, manifiesta la preocupación de los médicos por los pacientes vulnerables

Realización de una prueba de diagnóstico de la covid-19 en el centro de salud de Los Olivos de Huesca.
Realización de una prueba de diagnóstico de la covid-19 en el centro de salud de Los Olivos de Huesca.
Pablo Segura

Los profesionales sanitarios han dado la voz de alarma ante el repunte de casos de la covid-19 que registra la provincia de Huesca, donde temen que ya ha comenzado la octava ola pandémica. El último balance de contagios reportado por Salud Pública notificó 335 positivos diagnosticados en tres días, además de un fallecido por esta causa. Ramón Boria, delegado del sindicato Cemsatse y médico del centro de salud Santo Grial, advierte de que los datos hechos públicos por las autoridades sanitarias son solo la punta del iceberg y que deberían multiplicarse “por varias cifras”. “Prácticamente ya no hay nadie que autodeclare su diagnóstico”, apunta.

Y es que, cabe recordar que con la actual estrategia de vigilancia y control de la covid los centros de salud solo hacen test de diagnóstico a las personas con criterios de vulnerabilidad: las de 60 años o más, inmunocomprometidos, embarazas, y personas relacionadas con ámbitos vulnerables. Ramón Boria afirma que actualmente en Huesca “hay muchos casos de coronavirus, cada día estamos viendo más. No soy epidemiólogo pero es lo que los sanitarios observamos en las consultas y tememos estar ante el inicio de una nueva ola”. “Se está disparando la incidencia, lo que pasa es que la mayoría son cuadros leves, aunque también hay alguno que ha requerido ya ingreso hospitalario”, comenta.

En este sentido, explica que “cuando empieza a aumentar la transmisión esto acaba afectando a las personas vulnerables”. Desde esta idea pone de manifiesto que el “miedo” de los profesionales sanitarios es que el incremento de la incidencia entre personas jóvenes o poco vulnerables haga aumentar la curva de contagios global de toda la población y se incrementen también, a la larga, los casos que se puedan complicar”.

El repunte actual, añade, se registra a raíz de reuniones sociales, la eliminación de la mascarilla en interiores y las vacaciones de Semana Santa. Esto puede tener un efecto rebote, “como en todas las olas, lo que sucede que esta quizá sea menos virulenta de inicio y además la mayor parte de la población ya está vacunada”. Finalmente, advierte de que “la covid sigue entre nosotros y hay que seguir adoptando medidas, por nosotros y por los demás”. l

Etiquetas