Huesca

DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS

Natalia Gómez Gabás: “Tenía muy claro que quería ser militar desde pequeñita”

Es Capitán de Artillería, jefe de Sección de Personal y Logística en Cartagena

Natalia Gómez Gabás es capitán de Artillería y está destinada en Cartagena.
Natalia Gómez Gabás es capitán de Artillería y está destinada en Cartagena.
S.E.

Natalia Gómez Gabás siempre ha tenido muy claro cuál era su destino en la vida. “Mi padre es militar y yo, desde pequeñita, cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, siempre decía: ‘Yo, lo de papá y con los cañones’. Quería ser militar y artillera. Luego conocí la artillería y me fui a los misiles. Quería ser eso y lo tenía muy claro, es muy vocacional y totalmente pasional”, afirma esta joven oficial oscense, que lleva ya unos años en Cartagena haciendo realidad ese sueño que le acompañó desde joven en un ambiente propicio para ello. Su padre, Carlos Gómez, es jefe del Órgano de Apoyo de la Subdelegación del Gobierno en Huesca; su madre, María Eugenia Gabás, actual concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento, es reservista voluntaria del cuerpo jurídico militar; y sus hermanos Alberto y Gabriel son teniente médico el primero y el segundo lleva un año en la Academia de Suboficiales de Hoyo de Manzanares en el Arma de Transmisiones.

Natalia ingresó el 1 de septiembre de 2010 en la Academia General Militar de Zaragoza, en la primera promoción del Plan Bolonia. El cuarto año fue a Segovia, salió de teniente en 2015, destinada al Regimiento de Artillería Antiaérea número 73 de Cartagena. Durante su periodo de teniente, salió dos veces de misión al extranjero en apoyo en la base aérea de Incirlik, en Adana, Turquía, a donde volvió en 2020 ya como capitán.

De vuelta a Cartagena, regresó a la misma Batería en la que había estado como teniente y actualmente es la jefe de la Sección de Personal y Logística del primero de los tres grupos que tiene el Regimiento, en el que hay tres capitanes y una teniente y a sus órdenes tiene entre 35 y 39 miembros.

Han pasado ya doce años desde que entró a formar parte del Ejército y ha podido apreciar la evolución que ha llevado la integración de la mujer. “Aunque en número no seamos todavía muchas, está todo muy normalizado. No se notan distinciones, somos unas compañeras más y contamos con todas las medidas que afectan a todos los ciudadanos, la protección a la maternidad o a las necesidades que cada uno tiene en cuanto a permisos o conciliación de la vida familiar”.

No se va a perder la histórica jornada que se va a vivir en Huesca con la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. Aunque lo hará de espectadora. “Me llena de alegría y de orgullo saber que un día tan importante se va a celebrar allí. Para la ciudad es un evento superimportante y nos tiene que enorgullecer la preparación, la gestión, lo bien que lo están haciendo y cómo está dispuesta Huesca para semejante acontecimiento”.

Va a seguir en Cartagena hasta 2024. Su aspiración presente es disfrutar del mando de su Batería y dice tener una visión “muy amplia” de futuro porque ha estudiado dos másteres y tiene muchas puertas abiertas, entre ellas la enseñanza. Le gustaría, cómo no, volver a Huesca, al Cuartel General de División Castillejos, pero es todavía joven y “dicen que estoy en mi primera vida”.

Etiquetas