Huesca

SELECTIVIDAD

Estudiantes sobre la EvAU: "Hay que quitarle importancia, no deja de ser un examen más"

Más de mil jóvenes se enfrentan a partir de este martes a la Evaluación para el Acceso a la Universidad en la provincia de Huesca

En la imagen, Julia Juárez durante una de sus jornadas de estudio para enfrentarse a la EvAU.
En la imagen, Julia Juárez durante una de sus jornadas de estudio para enfrentarse a la EvAU.
D. A.

Tan solo queda un día para que comience en la comunidad aragonesa la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU), que se este martes, el miércoles y el jueves (7, 8 y 9 de junio).

En la provincia de Huesca serán 1.073 estudiantes los que realicen estos exámenes. Dos de ellas son las jóvenes Cristina Escartín y Julia Juárez, quienes, apenas dos días antes de esta prueba, no se mostraban excesivamente nerviosas.

“Hay que quitarle importancia a estos exámenes, no dejan de ser unos más a los que ya hemos hecho durante el curso”, expresan las dos. Para Escartín, pueden ser, incluso, “más fáciles” ya que “no pueden profundizar tanto en un ejercicio como lo han hecho los profesores durante este curso”. Además, se muestra confiada “porque los contenidos los hemos visto durante este año”.

Pese a ello, ambas reconocen que, “ahora que falta tan poco, sí hay un poco de nervios”.

En este sentido, Juárez expresa que lo que siente “es una mezcla de emociones”. “A veces piensas que no vas a tener tiempo para repasar todo, pero por otro lado, hemos tenido tres semanas, que es bastante tiempo, y son cosas que ya hemos estudiado antes”, confiesa.

No obstante, la generación de estudiantes que se enfrenta este martes a la selectividad, son “la última tanda” de los afectados por las restricciones de la pandemia del coronavirus. Y esto es algo que ha marcado su bachillerato, especialmente, el primer curso.

“Durante el primer trimestre de 1º de bachiller estuvimos con la semipresencialidad y fue uno de los momentos más duros de esta etapa”, apunta Juárez, porque, como explica, esto fue algo que “hizo perder mucho el hilo conductor de las clases, además de perder la constancia y no crear el habito de rutina”.

Una situación que “se notó mucho al final de curso”, puesto que tuvieron menos horas que las que habrían tenido en circunstancias normales “y en muchas asignaturas no dio tiempo a impartir todo el temario”.

Sin embargo, Escartín considera que esta modalidad “les permitió tener más tiempo para estudiar”, si bien, el no poder haber ido a clase presencial en 4º de la ESO, “seguro que ha tenido repercusiones negativas”.

Pese a ello, ambas estudiantes sacan el lado positivo de esta situación que han vivido durante sus últimos cursos en el instituto, una experiencia de la que se llevan el poder de adaptación.

“De estas semanas me llevo el haber aprendido a organizarme mejor y a confiar en mí misma, porque me doy cuenta de que los conocimientos adquiridos durante el curso se mantienen”, reconoce Escartín.

A pesar de que ambas estudiantes intentan mantener la tranquilidad, son conscientes de que hay una motivación que les hará dar lo mejor de sí mismas durante estas pruebas: la nota de corte.

Este es el caso de Juárez, quien, pese a tener algunas dudas sobre su futuro, resalta que “la nota de corte es un gran incentivo a la hora de estudiar”. “Sabemos que para hacer lo que nos gusta tenemos que llegar a ese número y tenemos que esforzarnos, e incluso tenemos que sacar más, porque cada año puede cambiar”, apunta.

En el caso de Escartín, aunque no necesita superar una nota, sí aspira a sacar “la máxima nota posible”.

José Ramón Serra, director del instituto Ramón y Cajal, ubicado en la capital oscense, se muestra con “mucha confianza y mucha esperanza”, y está seguro de que “todos los alumnos van a tener muy buenos resultados y podrán elegir estudiar lo que ellos desean”. En este sentido, Serra reconoce que en el centro que el dirige “han tenido muy buenos resultados en el bachillerato”, por lo que, “aunque estén nerviosos estos días porque se juegan el futuro en solo tres jornadas, quedará reflejado todo lo que han estado aprendiendo durante estos dos años”.

Serra resalta también que esta es la “última generación que ha sufrido en mayor medida la covid-19 y sus restricciones”, pero destaca cómo han aprendido a “trabajar de otra manera y de adaptarse mucho a las diferentes circunstancias que han vivido”.

Los resultados de estos exámenes se conocerán el 15 de junio a través de la página web de la Universidad de Zaragoza y, quien quiera solicitar una segunda corrección, podrá ser solicitada entre los días 16 y 20 del mismo mes.

Así mismo, estas papeletas tendrán carácter provisional, en todo caso, durante el plazo establecido para solicitar segunda corrección.

Quienes no soliciten esta segunda corrección, podrán acceder a la papeleta definitiva a partir del 21 de junio, en la misma dirección web, mientras que el resto de estudiantes obtendrán la papeleta definitiva tras la publicación de los resultados de la segunda corrección, que será el próximo 28 de junio. 

Etiquetas