Huesca

solidaridad

Cáritas Huesca bate récord de ayudas porque la pobreza se cronifica

La entidad destinó en 2021 un total de 300.830 euros a personas sin recursos, y advierte que 2022 “tiene una perspectiva muy mala”  

Jaime Esparrach, Julián Ruiz y Felipe Munuera, este martes en la presentación de la memoria.
Jaime Esparrach, Julián Ruiz y Felipe Munuera, este martes en la presentación de la memoria.
Javier Navarro

Cáritas Diocesana de Huesca destinó el año pasado 300.830 euros a ayudas directas de primera necesidad, cantidad que bate récord ya que es superior a los 280.000 euros que esta entidad solidaria facilitó en 2020 a personas sin recursos, algo que achaca a una cronificación de la pobreza causada por la pandemia. Jaime Esparrach, secretario general de Cáritas Diocesana de Huesca, ha advertido este martes de esta tendencia, “que irá a peor en 2022”, durante la presentación de la Memoria 2021 de la organización, que asistió en dicho ejercicio a 1.973 personas, lo que se traduce en 2.676 beneficiarios contando el número de miembros de los núcleos familiares.

Ha explicado que el pasado curso dentro del área de Acción Social, en el Programa de Acogida se atendió a unas 1.111 personas y se tramitaron 1.150 prestaciones. Así, se dedicaron 243.000 euros a ayudas de acompañamiento, para mejorar la calidad de vida de los beneficiarios, lo que supone un 13 % más que en 2020. El 74 % se destinaron a apoyo para vivienda y suministros y un 16 % a primera necesidad. Asimismo, se ayudó a 235 personas sin hogar y 21 se alojaron en pisos de acogida. También ha indicado que la edad media de las personas acompañadas es de 35 años y el perfil más frecuente es el de pareja con hijos, hogar monoparental o personas sin hogar. Un 62 % del total tienen entre 30 y 65 años. En cuanto al género, un 53 % son mujeres frente al 47 % de hombres. Jaime Esparrach ha considerado que el año 2022 “tiene una perspectiva muy mala ante el aumento de los precios generalizados de la vida y de la vivienda, que no hacen más que crecer, lo que supone que las ayudas de primera necesidad van a seguir aumentando”.

"Este años tiene una perspectiva muy mala ante el aumento de los precios generalizados de la vida y de la vivienda, que no hacen más que crecer"

El obispo de Huesca, Julián Ruiz, ha apuntado que esta memoria “siempre agradecida” permite “reconocer y valorar el servicio de los técnicos, voluntarios, socios y donantes” que apoyan a Cáritas. Se refirió además a la campaña que bajo el lema ‘Somos lo que damos. Somos amor’ lanza Cáritas Diocesana de Huesca con motivo del Día de la Caridad, que se conmemora el próximo domingo, 19 de junio. “A lo largo de estos últimos años la pobreza se ha cronificado y adquiere un rostro femenino. Son fundamentalmente las mujeres quienes llaman a las puertas de Cáritas, en nombre propio y de quienes les acompañan”, ha detallado.

Por su parte, el director de Cáritas Huesca, Felipe Munuera, ha añadido que “retomar dinámicas ha sido complicado por la incertidumbre creada por la covid, y hemos hecho un esfuerzo por recuperar el trabajo en las parroquias y la cercanía”. También ha avanzado que la antigua Residencia de los Carmelitas de la plaza de Navarra pasa a ser el edificio de referencia de Cáritas en Huesca, que actualmente prepara la documentación técnica para solicitar al Ayuntamiento las reformas necesarias para poner esta nueva sede en marcha.  

Etiquetas