Huesca

ecos/ de cerca

Noelia Ollés: "Para ser emprendedora es imprescindible creer en lo que haces"

La oscense abandonó su trabajo en el mundo de la producción audiovisual para dedicarse a lo que más le gustaba, estar en las tiendas familiares 

Noelia Ollés.
Noelia Ollés.
Javier Navarro

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

-El del abrazo, me siento muy acompañada y agradecida.

Genio y figura. ¿Se identifica?

-No especialmente, siempre he considerado que hay que practicar y formarse mucho. Y que en esta vida de todo se aprende…

Entonces, ¿no es imprescindible para ser emprendedora?

-Para ser emprendedora es imprescindible creer en lo que haces, ser muy constante y disfrutar de tu trabajo día tras día.

¿El negocio es la negación del ocio o usted se divierte currando?

-Me encanta mi trabajo, soy feliz abriendo todas las mañanas la persiana de la tienda. Y si no fuera así, tendría un serio problema… Me gusta mucho lo que hago. Siempre estoy viendo nuevas tendencias, productos, proveedores, etc. Me encanta el trato con los clientes. De hecho, Isabel y yo hemos entablado una relación muy maja con muchos de ellos.

Para aplicar esas nuevas tendencias, tienen que gustarle mucho las manualidades...

-Nunca he sido muy artística, pero es cierto que siempre se me ha dado bien organizar y decorar los eventos que producía. Cuando abrí la tienda hice varios cursos de decoración de fiestas con globos y he practicado muchísimo hasta conseguir mi estilo. La verdad es que siempre tengo un poco de agobio hasta que enfoco lo que quiero hacer ya que tengo que combinarlo con los pedidos de la tienda, gestiones varias, etc. Pasado ese punto, disfruto más del resto de proceso.

Egoísta, inteligente, preparado y crítico. ¿Es usted un millennial?

-Por edad soy una millenial. No hay lugar a dudas (risas). No creo que sea egoísta y puedo decir que tuve la suerte de ser la pequeña de cuatro hermanos y nacer en una familia en la que valores como el esfuerzo y el sacrificio nos lo inculcaron desde muy pequeños. Si puedo ayudar lo hago y me suelo meter en muchos fregados… Vamos, que me involucro con la gente de mi entorno. Ahora bien, no sé si estoy preparada para todo lo que la vida nos depara. A la vista está, con todo lo que está sucediendo.

¿Cuál es la excitación que más le irrita?

-Soy bastante tolerante…

¿A quién le daría el premio nacional de gastronomía altoaragonesa?

-Se lo daría a Carlos Lardiés, del restaurante La Goyosa. Sé que estamos, por suerte, en un entorno de enormes profesionales de la gastronomía, pero la cocina de Carlos me chifla. Es una pasada en todos los sentidos. Además, estoy muy a gusto siempre que vamos a su restaurante.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

-Por suerte, yo sonrío mucho. Hoy en día no tengo ninguna razón para no hacerlo.

¿Por qué vestimos tan gris los hombres occidentales?

-Bueno, cada vez se amplía más la paleta de colores. ¡Hay esperanza!

El mundo de las gominolas es totalmente diferente, nada es gris, ¿no?

-En alimentación, el color es muy importante, puesto que los ojos también comen. No obstante, si hablamos de decoraciones y candy’s hay que saber combinarlos, no todo vale. Y en cuanto a las gominolas: color, color y más color, aunque el rojo siempre es el que más triunfa.

¿Quién es para usted un galáctico en su admiración?

-Admiro mucho a mis padres, y, en especial, a mi madre. Les han tocado vivir situaciones muy duras y siempre han tirado para adelante con mucha serenidad, esfuerzo y cariño.

¿Poderoso caballero es don dinero?

-Lamentablemente sí. Aunque se puede hacer mucho más de lo que pensamos con poco presupuesto, sólo hay que echarle imaginación y ganas. Está claro que el dinero es importante pero no lo es todo en la vida.

Pero si hablamos de emprender...

-Cuando se emprende siempre existe un riesgo y más si cabe en los tiempos en los que nos ha tocado vivir. Sólo falta una invasión extraterrestre en nuestras vidas. Hay que minimizar ese riesgo al máximo posible. Se dice muy fácil, pero es difícil de conseguir.

¿Digital o analógico?

-Ambas, pero si es para leer un libro o cuentos para mis peques, siempre en papel. Me gusta el olor al pasar las páginas.

¿Es imprescindible estar en la red aunque se tenga una tienda a pie de calle?

-Es muy importante como escaparate, pero no hay que olvidarse de la atención en tienda. Los clientes compramos donde nos tratan bien, donde nos sentimos a gusto y donde encontramos lo que estamos buscando.

En esto del deporte, ¿practica o admira?

-Lo admiro, es uno de mis propósitos de cada año.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

-Ambas, soy muy de Huesqueta de toda la vida, pero vivir fuera cuando era más joven y todo lo que he viajado, me ha hecho ver otros puntos de vista importantísimos.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

-Cualquier momento en familia con mi marido y mis peques.

Etiquetas