Huesca

sanidad

El Banco de Sangre de Aragón necesita que suban las donaciones en Huesca

Este jueves se habilita un punto móvil en el centro de salud Pirineos. La provincia registra una tasa de donantes inferior a la media de Aragón 

José María Domingo y Esperanza Ramón.
José María Domingo y Esperanza Ramón.
Pablo Segura

“En la provincia de Huesca la donación de sangre es inferior a lo que debería ser, la conciencia social debería estar más implicada para que se abordara como una actividad rutinaria, por norma. Eso es lo que queremos, que los oscenses realicen este gesto dos o tres veces al año”.

Así lo ha manifestado este miércoles el director técnico del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, José María Domingo, quien se ha propuesto incrementar el número de donaciones en la provincia de Huesca y activar más puntos de colecta “para mejorar la relación con todos los donantes y concienciar a los altoaragoneses de la necesidad de donar sangre y componentes sanguíneos".

“Es una realidad a día de hoy que el consumo de estos productos no deja de crecer en Huesca dado que la atención sanitaria cada vez es más compleja y requiere muchas veces de un mayor uso de componentes sanguíneos. Por eso las donaciones no pueden disminuir, tiene que aumentar”, ha señalado.

La provincia de Huesca, ha continuado, “es uno de esos lugares en los que tenemos que mejorar ya que está por debajo de la media nacional y autonómica, y eso lo vamos a solucionar”.

Concretamente, la capital oscense y todo el Alto Aragón en general están muy por debajo de la media en la Comunidad. Y es que Huesca registra 18 donantes por cada 1.000 habitantes, frente a los 32 de todo Aragón, donde hay unos 35.000 donantes. A nivel de todo España este porcentaje está en torno a 34 y se necesitaría un 40 para “tener la autosuficiencia garantizada”.

José María Domingo ha avanzado que el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón aumentará su colaboración con la Asociación de Donantes del Alto Aragón para incrementar las donaciones no solo en Huesca capital sino en todas las localidades de la provincia.

De esta forma, este jueves 23 de junio se reabre tras un parón de dos años por la covid el punto de donación del Centro de Salud de Pirineos, que estará abierto hoy de 18:00 a 21:30 horas. No se trata de un espacio de donación permanente, ya que en Huesca este espacio fijo se ubica en el Hospital Universitario San Jorge, con horario de lunes a viernes de 8:30 a 14:00 horas. Además, está previsto que se habilite otro punto de donación en el centro de salud Fidel Pagés Miravé (Los Olivos), probablemente el 7 de septiembre.

El director técnico del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón ha detallado que los puntos de colecta móviles aportan el 70 % de la sangre y el 30 % restante se recoge en las instalaciones centrales de Zaragoza. “De ahí la importancia de las asociaciones con las que colaboramos para llegar a estos puntos y acercar la donación al donante”, ha apuntado.

José María Domingo ha achacado a diversos factores los bajos índices de donaciones de sangre en la provincia de Huesca. “La dispersión geográfica no ayuda, a veces hay que ir a localidades pequeñas para sacar un número de bolsas bajo. Esto también sucede en otras comunidades como Extremadura o en Castilla la Mancha. A veces, en estos pueblos pequeños, es difícil llegar a la concienciación de los donantes”, ha señalado.

En las grandes ciudades, ha continuado, “es la rutina diaria la que nos envuelve y hace que nos olvidemos de donar, aunque sepamos que viene la unidad móvil o que podemos ir al Hospital Universitario San Jorge para ello”.

También ha advertido de que a pesar de que las cirugías programadas en ocasiones disminuyen en verano, el consumo de sangre no baja en época estival ya que “sigue habiendo pacientes oncológicos y hematológicos que necesitan transfusiones, sigue habiendo accidentes y hemorragias, y por tanto la necesidad, lejos de reducirse, se mantiene e incluso a veces aumenta”. Sin embargo la donación, “por vacaciones, olvidos, despistes o el calor, bajan. Por eso somos tan insistentes para recordar a los donantes que antes de irse de veraneo vengan a donar”, ha apuntado.

Ha apostado por los jóvenes, para reclutar donantes nuevos, pero la franja de edad de quienes realizan este generoso acto oscila entre los 18 y los 65 años. “Los que más donan entre 35 y 50, algo lógico porque hay mucha franja de población en ese segmento y porque la concienciación es mayor”, ha valorado.

Asimismo, ha resaltado las “ganas” y el “entusiasmo” de la Asociación de Donantes de Sangre del Alto Aragón para mejorar esta situación, “y por nuestra parte va a encontrar todo el apoyo para llegar a esos lugares a los que el Banco de Sangre no puede llegar, como colegios, empresas y localidades de diversa índole a las que las asociaciones de donantes llegan de verdad para concienciar a los donantes”.

Por su parte, Esperanza Ramón, nueva presidenta de la Asociación de Donantes de Sangre del Alto Aragón, que toma el relevo de Trinidad Aulló, ha planteado que “la sangre no se puede fabricar y donarla es regalar vida”.

“Nuestra función junto con el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón es incrementar los centros de donación y mentalizar a los oscenses de la importancia que tiene donar sangre”, ha manifestado.

Cabe recordar que la edad de los donantes debe rondar entre los 18 y los 65 años, excepto para médula, que es de 18 a 40 años. Hay que pesar más de 50 kilos y gozar de buena salud. Se aconseja al donante que no vaya a donar en ayunas y la ingesta de líquidos abundante. Debe ir provisto del DNI, tendrá que rellenar un formulario y cualquier duda que tenga se la resolverá de manera confidencial el médico de la unidad de donación. 

Etiquetas