Huesca

economía

“Gran incertidumbre” entre los empresarios de la provincia de Huesca por la subida de los precios

Ceos-Cepyme Huesca presenta un nuevo Índice de Confianza Empresarial. La previsión de recuperación de la producción tras la pandemia se retrasa

Salvador Cored y Luis Cánovas, en la presentación del estudio.
Salvador Cored y Luis Cánovas, en la presentación del estudio.
S. E.

El último Índice de Confianza Empresarial (ICE) del Alto Aragón, realizado por la Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca (Ceos-Cepyme Huesca), se sitúa en un -10,4 y se encuentra prácticamente igual que los dos años anteriores, pero con cierta tendencia ascendente.

Sin embargo, los empresarios ven con “gran incertidumbre” el segundo semestre de este año, tal y como ha explicado Salvador Cored, secretario general de Ceos-Cepyme Huesca, que ha presentado este miércoles este índice acompañado por Luis Cánovas, director de Colectivos Profesionales del Banco Sabadell en Aragón, Navarra y La Rioja, quien ha apoyado la realización de este estudio.

Salvador Cored ha destacado que el temor de las empresas se debe principalmente “a la evolución tan negativa de los precios, tanto por la subida del Índice de Precios de Consumo (IPC) que se dispara ya hasta el 10,2% interanual, como por la crisis energética y los elevados costes de la energía, el gasóleo, la ausencia de materias primas y la problemática que supone actualmente encontrar mano de obra”.

Este nuevo ICE se ha elaborado con datos recopilados hasta el pasado mes de mayo y las expectativas sobre lo que queda de 2022 son “preocupantes”.

Por sectores, el comercio “es el más afectado debido a la pandemia de la covid-19, a pesar del empuje que han supuesto iniciativas como los Bonos Impulsa que se han puesto en marcha en la capital oscense y desde la DPH, la Comarca de la Hoya y otros Ayuntamientos de la provincia”, ha dicho. La agricultura, ha continuado, “más o menos ha ido tirando” y en industria y construcción, se mantienen “estables”.

El ICE se elabora a partir de las encuestas de coyuntura llevadas a cabo por Ceos-Cepyme Huesca a través de email y por entrevista telefónica en 400 empresas de la provincia oscense, “de todos los sectores, tamaños y comarcas”, apunta Salvador Cored. Los resultados permiten conocer la opinión de los empresarios sobre la evolución reciente y futura de una serie de variables como las ventas nacionales e internacionales, el número de trabajadores, la inversión en nuevas tecnologías y en instalaciones o maquinaria.

Desde estos aspectos, el ICE recoge la situación actual y las expectativas de los empresarios de la provincia. Así, con estos datos se logra disponer de un indicador que resuma “cuál es la tendencia que viene siguiendo y seguirá la economía altoaragonesa desde el lado de la oferta”. Respecto al futuro, Salvador Cored ha advertido de que “cuando hay incertidumbre, la economía se paraliza”.

Ha apuntado que los diferentes analistas, tanto del Banco de España como de los empresarios y otras entidades financieras, preveían un crecimiento para 2022 del 5 %, “pero ahora estaremos en torno al 3 %, una cantidad importante pero insuficiente todavía para absorber el problema que hemos tenido con la pandemia”.

De esta forma, ha concluido, “la recuperación que permita que la producción sea la misma que antes de la covid, esperábamos que tuviera lugar a mediados de 2023 y, probablemente, será un año más tarde. Tendremos que atarnos el cinturón y aguantar”.  

Etiquetas