Huesca

hostelería

La familia Pano traspasa el Bar Oscense tras 78 años al frente del histórico negocio

El local permanecerá cerrado hasta la nueva propiedad asuma la gestión

‘El Oscense’, ayer por la tarde, permanecía cerrado.
‘El Oscense’, ayer por la tarde, permanecía cerrado.
Pablo Segura

El Café Bar Oscense cambiará de gestión en los próximos días. Así lo confirmaba ayer por teléfono Carlos Pano Borderías, quien ha gestionado el bar desde mediados de los noventa. “Justo cuando el negocio cumplía 50 años, falleció mi padre y ahí asumí yo la gestión”, señala.

El establecimiento permanecerá cerrado hasta que la nueva propiedad decida abrirlo. De momento, Carlos se está dedicando a recoger y ordenar los mil y un recuerdos que alberga este establecimiento.

Han sido motivos personales, “no ha pasado nada. Simplemente es el fin de una etapa”, explica algo emocionado. “No están siendo días fáciles. Son muchos recuerdos”, explica de un momento que pone fin a 78 años en los que la familia Pano ha regentado ‘el Oscense’, un negocio histórico que perdura en la memoria de generaciones de oscenses por más de un siglo.

Un establecimiento abierto desde 1901

El bar no siempre perteneció a la familia Pano. El padre de Carlos, Aurelio Pano, asumió la propiedad en 1944, “el 24 de febrero”. Junto a él, su mujer, María Pilar Borderías, al frente de la cocina. Desde entonces esta familia ha dado vida a un local histórico en la vida cotidiana de la ciudad, durante los cafes de las mañanas, los aperitivos y las salidas vespertinas, y durante las fiestas de San Lorenzo.

De su interior se recuerdan las numerosas imágenes en blanco y negro que llenaban las paredes, mostrando a esa Huesca de otra época; también las mesas, de marmol, sobre patas de hierro y sus sillas de madera oscura.

Ahora es su fachada lo único accesible, por el momento.

Etiquetas