Huesca

INSTALACIONES SANITARIAS 

Una iniciativa de “humanización” en sala de espera de la UCI

La idea surgió hace 5 años y era algo que se estaba realizando en otros hospitales. El mural ha sido realizado  por la artista oscense Teresa Sempere

Este tipo de proyectos son necesarios para cuidar de aquellas familias que están esperando noticias de sus seres queridos.
Este tipo de proyectos son necesarios para cuidar de aquellas familias que están esperando noticias de sus seres queridos.
Pablo Segura

Las salas de espera de la UCI en los hospitales son lugares fríos y en muchos casos incómodos. Muchas personas pasan horas esperando respuestas sobre sus seres queridos, que en algunas de las ocasiones no querrían conocer. Desde el Hospital San Jorge, han iniciado un proceso de humanización, que empezó hace 5 años y que ha seguido con el mural que ha realizado la artista oscense Teresa Sempere en la sala de espera de la UCI del hospital.

“Este tipo de iniciativas se estaban realizando en otros hospitales y nos pareció interesante implementarlo en el nuestro”, afirma Ana Gil, una de las responsables a cargo de este proceso. El centro se presentó a un concurso en el que consiguió una retribución económica y “esto lo iniciamos en 2017, que empezamos con las jornadas de puertas abiertas para los familiares, y en pandemia, seguimos con cartas y videollamadas”, señala Gil.

“Este tipo de iniciativas se estaban realizando en otros hospitales y nos pareció interesante implementarlo en el nuestro”

Además, la responsable recalca la importancia de realizar este tipo de iniciativas: “Desde el hospital creemos que es muy importante cuidar a las familias”. “Sentíamos que dando luz y creando un espacio agradable en el que estén esperando, ayudaría en su estancia”. El proceso creativo ha quedado en manos de Sempere. “Pensamos en ella porque habíamos visto trabajos suyos que nos había encantado”, confirma Gil. Para Sempere también era la primera vez: “En hospitales nunca había trabajado, solo había realizado trabajo de este calado cuando en Arcadia hice la adecuación de la sala donde se realizan las actividades”.

Para Sempere, una de las cosas que generan dificultades en este tipo de iniciativas, “es el hecho de encontrar una idea que satisfaga los objetivos y que sea factible”. Además, señala que una de las dificultades técnicas que tiene este tipo proyecto es la localización: “ Es una zona que está llena de cables que pueden obstaculizar la realización del trabajo”. En cambio, para Gil, las dificultades se encuentran en otro punto importante: “Convencer a la gente y que sea consciente que humanizar este tipo de salas es importante, es algo que nos ha resultado bastante difícil”.

Aun así, Sempere se queda con lo bueno de las cosas: “Lo mejor de todo es la satisfacción final. Es un trabajo muy agradecido y expuesto, pero eso también ayuda muchas veces porque la gente te hace críticas constructivas”. En cuento, Gil considera que lo mejor de hacer este tipo de iniciativas es lo agradecidas que quedan las personas: “Sobre todo en la UCI, la gente da las gracias por todo, por cualquier cosa”.  

Etiquetas