Huesca

prestaciones

Ya se puede solicitar el IMV con formulario electrónico

Es una prestación no contributiva, de naturaleza económica, dirigida a prevenir el riesgo de pobreza

Esta ayuda trata de cubrir las necesidades básicas.
Esta ayuda trata de cubrir las necesidades básicas.
Pablo Segura

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) es una prestación no contributiva, de naturaleza económica, dirigida a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de las personas que viven solas o están integradas en una unidad de convivencia que carezcan de los recursos económicos suficientes para la cobertura de sus necesidades básicas. 

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha introducido mejoras en el aplicativo de la Sede Electrónica para la solicitud del Ingreso Mínimo Vital. Ahora se rellena un formulario electrónico inteligente que facilita la tramitación y evita errores. El objetivo es que todas las solicitudes de esta prestación se realicen telemáticamente con este formulario. 

Lo primero que se ofrece en la Sede Electrónica de la Seguridad Social es un simulador, para saber si el interesado cumple los requisitos para recibir la prestación y conocer el importe aproximado que podría corresponderle. Si se desea solicitar la ayuda, tiene que pinchar en acceso a la solicitud de Ingreso Mínimo Vital. Este servicio permite presentar una solicitud de la prestación y anexar documentación. Para ello hay que seguir los pasos que se van indicando en pantalla y cumplimentar los datos de la solicitud directamente en el formulario electrónico. 

En primer lugar, en el campo provincia debe indicar la provincia donde tenga su domicilio fiscal. A continuación, deberá acceder a un cuestionario de preguntas previas, después realizará el trámite de identificación y por último rellenará los datos del formulario de solicitud del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Para acceder al formulario hay que introducir los datos personales, facilitar una dirección de correo electrónico válida, hacerse una foto y adjuntar las fotografías del documento de identificación (DNI o NIE) para verificar la identidad.

Este método de identificación se articula en tres pasos. El primero es la verificación de la propia identidad aportando una fotografía de frente mostrando la cara delantera del DNI o NIE que se tendrá que hacer en el momento de la solicitud. A modo de ‘selfie’, esta fotografía demostrará nuestra identidad ante la Seguridad Social. 

El segundo es la introducción de una dirección de correo electrónico que se contrastará en línea. El tercero es la confirmación de la voluntad y consentimiento del solicitante mediante el envío de un código de un solo uso y validez temporal a la dirección de correo electrónico anteriormente mencionada.

Una vez que se realizan estos tres pasos, el sistema tiene la capacidad de capturar la pantalla del ordenador para registrar la firma del solicitante, que la tendrá que hacer de forma táctil (si el trámite se hace en una tablet, por ejemplo) o con el ratón del ordenador. Al terminar, se le envía al ciudadano un nuevo código con el que podrá registrarse posteriormente para consultar el estado de su solicitud o incluso añadir información adicional que se le hubiese olvidado.

Una vez realizado el trámite de identificación se pasa al formulario electrónico, en el que hay que cumplimentar una serie de datos adaptados a las respuestas que se van incorporando. El sistema indica la documentación que hay que adjuntar para enviar la solicitud. Cuando una solicitud se ha comenzado, pero que todavía no se ha enviado, se genera un borrador.

En ese caso, la aplicación guarda los datos incorporados, aunque no se haya completado la solicitud. Posteriormente, se puede acceder al borrador de la solicitud y continuar la tramitación. Presentada una solicitud, se puede acceder a su consulta. 

Etiquetas